Venezuela alimenta el diálogo con gestos políticos

La liberación de tres activistas políticos por parte de la Justicia, aliada del gobierno, y la decisión de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, de postergar el proceso que había iniciado contra el presidente Nicolás Maduro y suspender una movilización convocada para el jueves, fueron los nuevos gestos conciliadores que intercambiaron ayer ambos sectores en medio del naciente diálogo en el país impulsado por el Vaticano y Unasur.

"Con el choque y la confrontación no hemos logrado resolver el conflicto", dijo el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, que admitió que "todo proceso de conversación supone recíprocas concesiones". "Felicito a la oposición", devolvió el mandatario, en un giro de 180 grados con respecto a la retórica que intercambiaban oficialismo y oposición hasta hace pocos días.
La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), una variopinta coalición opositora, había condicionado el progreso de las conversaciones a la liberación de más de un centenar de detenidos, a los que consideran "presos políticos", incluídos el dirigente Lepoldo López y el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma.

Ayer fueron liberados tres activistas que habían sido detenidos hace poco más de un mes. No se sabe aún cómo responderá el gobierno a la otra exigencia de la oposición de retomar el cronograma electoral, con anticipación de las presidenciales o la activación deL referendo revocatorio, suspendido hace diez días y principal punto de discordia entre ambas partes. "Si pasan 10, 12 días y no pasa nada, tendremos que pararnos de la mesa", advirtió Ramos Allup, que sin embargo respaldó la suspensión del juicio de responsabilidad que el Legislativo se disponía a poner en marcha para intentar desplazar a Maduro, lo que tenía pocas posibilidades de prosperar.

A pedido de la Iglesia, también decidieron levantar la movilización del jueves a Miraflores, a donde también se había convocado el oficialismo, lo que anunciaba choques entre los dos sectores. Seis países sudamericanos -Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Paraguay y Uruguay- manifestaron ayer su esperanza de que el diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición de frutos en "un plazo razonable".

Tags relacionados

Más de Internacionales