Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Venezuela alimenta el diálogo con gestos políticos

Ramos Allup con un oficialista

Ramos Allup con un oficialista

La liberación de tres activistas políticos por parte de la Justicia, aliada del gobierno, y la decisión de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, de postergar el proceso que había iniciado contra el presidente Nicolás Maduro y suspender una movilización convocada para el jueves, fueron los nuevos gestos conciliadores que intercambiaron ayer ambos sectores en medio del naciente diálogo en el país impulsado por el Vaticano y Unasur.

"Con el choque y la confrontación no hemos logrado resolver el conflicto", dijo el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, que admitió que "todo proceso de conversación supone recíprocas concesiones". "Felicito a la oposición", devolvió el mandatario, en un giro de 180 grados con respecto a la retórica que intercambiaban oficialismo y oposición hasta hace pocos días.
La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), una variopinta coalición opositora, había condicionado el progreso de las conversaciones a la liberación de más de un centenar de detenidos, a los que consideran "presos políticos", incluídos el dirigente Lepoldo López y el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma.

Ayer fueron liberados tres activistas que habían sido detenidos hace poco más de un mes. No se sabe aún cómo responderá el gobierno a la otra exigencia de la oposición de retomar el cronograma electoral, con anticipación de las presidenciales o la activación deL referendo revocatorio, suspendido hace diez días y principal punto de discordia entre ambas partes. "Si pasan 10, 12 días y no pasa nada, tendremos que pararnos de la mesa", advirtió Ramos Allup, que sin embargo respaldó la suspensión del juicio de responsabilidad que el Legislativo se disponía a poner en marcha para intentar desplazar a Maduro, lo que tenía pocas posibilidades de prosperar.

A pedido de la Iglesia, también decidieron levantar la movilización del jueves a Miraflores, a donde también se había convocado el oficialismo, lo que anunciaba choques entre los dos sectores. Seis países sudamericanos -Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Paraguay y Uruguay- manifestaron ayer su esperanza de que el diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición de frutos en "un plazo razonable".