Uruguay: falleció el expresidente Tabaré Vázquez a los 80 años

Al frente del Ejecutivo en dos ocasiones (2005-2010 y 2015-2020) fue el primero que logró romper la hegemonía del Partido Colorado y Nacional, consolidando un período de 15 años del Frente Amplio en el gobierno uruguayo.

El expresidente de Uruguay (2005-2010 y 2015-2020) Tabaré Vázquez falleció en la madrugada de este domingo 6 de diciembre tras complicaciones derivadas de un cáncer de pulmón que le habían diagnosticado en agosto de 2019.

Oncólogo de profesión, a Vázquez le detectaron la enfermedad sólo un mes después de la muerte de su esposa, María Auxiliadora Delgado. Sus médicos primero reportaron un tumor maligno chico en el medio del pulmón, por el que Vázquez fue tratado con radioterapia, pero más tarde se detectó una metástasis pancreática.

Poco antes de morir, había afirmado en una entrevista televisiva con El Legado: "Seguimos luchando, ahora estamos mano a mano. No te rindas, aunque el frío queme".

Crédito: Xinhua

Álvaro Vázquez (su primogénito y líder del equipo médico que lo acompañaba) dijo que en el último tiempo su padre no estaba siendo tratado por su cáncer ya que "la situación estaba estabilizada", aunque Vázquez se encontraba bajo internación domiciliaria tras una recaída de su cuadro oncológico, indicó El Observador.

El 28 de noviembre sufrió una trombosis profunda en la pierna izquierda, que se complicó con una infección, aunque su hijo afirmó que se encontraba estable y evolucionando bien. Días después, el equipo que lo trataba detecto una falla renal. "Naturalmente es un estado de salud muy delicado. Lo que más me preocupa es que no sufra , había dicho días atrás José 'Pepe' Mujica, su correligionario del Frente Amplio (FA).

Hijo de Héctor Vázquez (empleado de la refinería ANCAP) y de Elena Rosas, Tabaré se crio en el barrio obrero montevideano de La Teja, lo que marcaría su futura carrera política. "Yo nací en una casa muy humilde, de chapa, pero con una enorme dignidad. La dignidad que mis padres supieron darme con trabajo, con honradez y pensando en el futuro de sus hijos. Sobre todo, en dejarnos una educación para que pudiéramos salir adelante. (....) Era una vida muy sencilla, una vida de trabajo, de honestidad", dijo a El Legado. 

Tabaré se formó en ese barrio y tuvo que pelear en su vida paso a paso hasta lograr recibirse –recordó el año pasado Daniel Martínez, excandidato del FA y rival de Luis Lacalle Pou en las últimas elecciones, luego de que se conociera la noticia de su cáncer–. Yo tengo esta anécdota de sus compañeros [en La Teja] que contaban cuando fue a dar el último examen, cómo lo acompañaron en un camión todos juntos porque era el primero del barrio en recibirse .

En 1967 se afilió al Partido Socialista (PS) y en 1987, ya en democracia, ingresó al Comité Central del partido.  Finalmente, Vázquez renunció al PS en 2008, luego de que el congreso del partido rechazara el veto del expresidente a la despenalización del aborto. Sin embargo, fue en el equipo de su barrio, el Club Atlético Progreso, donde Vázquez tuvo uno de sus primeros contactos con la política. Durante su presidencia del club (1979-1989), éste jugó en la Copa Libertadores y se quedó con el Campeonato Uruguayo en 1987. El 30 de noviembre pasado, el club lo homenajeó poniéndole su nombre a la sala de teatro de la sede social. 

En 1989, y desafiando al líder del Frente Amplio (FA) Líber Seregni, que tenía en mente a otro político, Vázquez se presentó como candidato a intendente de Montevideo, apoyado por Mariano Arana y Juan José Crottogini, una de las principales figuras del partido, y su profesor en la Universidad de la República, donde Vázquez también fue profesor adjunto de Oncología.

A pesar de que la tradición política montevideana le jugaba en contra, en el ’89 Vázquez se convirtió en el primer intendente de izquierda de la capital uruguaya. Aunque admitió que hubiera preferido quedarse en la intendencia de Montevideo, en 1994 Seregni lo alentó para presentarse como candidato a presidente, pero quedó tercero. En 1999 volvió a postularse y, aunque perdió en segunda vuelta con Jorge Batlle (Partido Colorado), el FA consolidó su poder con la mayoría en ambas cámaras del Parlamento.

En 2005, el FA  abrió un período de 15 años en el gobierno que empezaría y terminaría con Tabaré Vázquez, el primer presidente de izquierda tras años de dominio de los partidos Colorado y Nacional. "Asumí como quisiera que me recordaran, si es que me recuerdan, como un presidente serio, responsable y que hizo el máximo de sus esfuerzos por cumplir los compromisos que habíamos adquirido en la campaña electoral y que llevó a que la gente lo votara", dijo a El Legado. 

Luego de que Uruguay dejara atrás una de las peores crisis económicas de su historia, la primera administración de Vázquez se caracterizó por un fuerte crecimiento (con picos por encima del 7% del PBI en 2005 y 2008); un aumento del déficit fiscal y un comportamiento irregular de la inflación. Muchos consideran que su principal logro de su  gestión fue la reducción de la pobreza (que era del 32% cuando asumió y cerró en 20,9% cuando se fue), y del desempleo (que pasó del 12,2% al inicio de su mandato, al 7,2% hacia el final).

Crédito: Xinhua

En el plano social, estableció el Plan de Atención Nacional a la Emergencia Social (PANES) un programa integral que además del Ingreso Ciudadano (un aporte mensual que comenzó siendo de u$s 56 al tipo de cambio de 2005) contemplaba soluciones en materia de vivienda, capacitación laboral, asistencia alimentaria, educación, salud y empleo. En 2007 también puso en funcionamiento el Plan Ceibal, con el objetivo de repartir notebooks gratuitamente a los niños que ingresaban al sistema público de educación.

A nivel regional, la gestión de Tabaré estuvo marcada estuvo marcada por el conflicto entre la Argentina y Uruguay por las pasteras, una escalada de tensión sin precedentes en la historia reciente de ambos países y que derivó en el bloqueo del puente internacional que une Gualeguaychú con Fray Bentos por casi cuatro años. En 2011, Tabaré Vázquez admitió que incluso se había llegado a evaluar un escenario de conflicto bélico entre ambos países. Si bien en la entrevista con El Legado (filmada en noviembre de 2020) descartó la hipótesis, apuntó: "Había una situación de querer llevarnos por delante. Y aposté al camino diplomático y el respaldo que conseguimos fue ni más ni menos de Estados Unidos".  

Tras la presidencia de Mujica, Tabaré volvió a la Torre Ejecutiva para su segundo mandato como presidente de Uruguay, pero lejos de la buena imagen que dejó su primer gobierno –sobre el final de la primera etapa llegó a tener un índice de aprobación del 80%–, la segunda parte fue más difícil. De hecho sobre el cierre de su mandato admitiría que “cinco años de gobierno cansan mucho y que “siempre es bueno que venga una mente fresca, con otra voluntad . 

Crédito: Xinhua

Uno de sus primeros cruces fue en agosto de 2015 cuando, tras varios días de conflicto con los sindicatos educativos, Tabaré decretó que la educación era un servicio esencial y quedaban suspendidas las huelgas, una medida contraproducente que, en lugar de aplacar, terminó por escalar las protestas. Luego de seis días de manifestaciones y negociaciones, el gobierno decidió dar marcha atrás con el decreto.  

En la economía, el crecimiento que había marcado gran parte del período del FA comenzó a desgastarse a partir de 2017. Sobre las postrimería de su gobierno, el déficit fiscal terminó en 4,7 puntos del PBI (lo había recibido en un nivel cercano a 3,5%) y el desempleo alcanzó su punto más alto desde 2007 (8,9%). 

Finalmente, el debilitado frente económico, sumado al aumento de la inseguridad y la poca oxigenación de su gabinete, terminaron configurando el escenario para un giro de Uruguay hacia la centroderecha después de 15 años de gobierno del Frente Amplio. 

Tags relacionados
Noticias del día
Finanzas y Mercados

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero
El déficit primario tuvo un aumento interanual del 78,1% nominal y del 26,2% en términos reales. El financiero, que incluye el pago de servicios de la deuda, registró una suba del 32,2% a valores corrientes pero una baja del 6,3% si se descuenta la inflación. Son datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Compartí tus comentarios