Explosiones en Beirut dejan 78 muertos y 4000 heridos y presumen que fue un accidente

Hasta ahora la hipótesis más firme de los dos estallidos impactantes en la capital del Líbano es que se incendiaran 2750 toneladas de nitrato de amonio almacenadas hace seis años en un almacén en el puerto. Mañana será jornada de luto nacional y temen que haya muchas víctimas más.

El impacto fue feroz. Las imágenes de dos explosiones sucesivas en el puerto de Beirut, que rompieron edificios y dibujaron nubes en forma de hongos, circularon en instantes por todo el mundo, y entre las hipótesis iniciales se aludió tanto a la explosión de una fábrica de fuegos artificiales como a un atentado.

Hasta la noche se contabilizaban 78 muertos y 4000 heridos, pero temían que hubiera muchas más víctimas a medida que los bomberos removían escombros. Treinta unidades de la Cruz Roja acudieron de inmediato a la zona portuaria y ante la magnitud del siniestro, también países como Francia, Irán y Estados Unidos ofrecieron enviar ayuda.

Bloomberg

El gobernador de Beirut, Marvan Aboud, sollozando por la angustia, calificó las explosiones como "un desastre nacional parecido a Hiroshima" y el primer ministro, Hasán Diab, decretó mañana miércoles como jornada de luto nacional en homenaje a las víctimas y pidió ayuda internacional por lo que describió como "una catástrofe".

También para mañana, el presidente libanés, Michel Aoun, convocó a una reunión del gabinete y evaluó que deberían declararse dos semanas de estado de emergencia.

Sin aludir a pistas de la investigación sobre las causas de las explosiones, el premier aseguró que los responsables de lo sucedido "pagarán el precio". "Es una promesa a los mártires y a los heridos", señaló.

Bloomberg

Sin embargo, en una reunión posterior del Alto Consejo para la Defensa, el premier dijo que es "inaceptable" que 2750 toneladas de nitrato de amonio estuvieran almacenadas "desde hace seis años" en un almacén en el puerto, lo que supuestamente habría causado la explosión en la zona, si bien aún no lo confirmaron oficialmente.

Fuentes citadas por la agencia estatal libanesa de noticias, NNA, señalaron que el incidente habría tenido lugar en un silo del puerto que acoge una fábrica de fuegos artificiales, mientras que el director de Seguridad Nacional, Abbas Ibrahim, instó a esperar el resultado de las investigaciones.

El jefe de la Cruz Roja libanesa explicó que cientos de personas fueron llevadas a hospitales, mientras que otras seguían atrapadas en sus casas. La explosión aplastó gran parte del puerto de la ciudad, dañando edificios y volando ventanas y puertas mientras una nube gigante en forma de hongo se elevaba sobre la capital, describió el diario israelí Haaretz.

div itemscope itemtype="https://schema.org/VideoObject">

El ministro de Salud, Hamad Hasán, lamentó que haya "un muy alto número" de víctimas y ordenó a todos los hospitales de la capital que atiendan a los heridos. 

Por su parte, fuentes oficiales israelíes negaron cualquier vínculo del país con las explosiones que se produjeron en medio del incremento de las tensiones entre Israel y el partido-milicia chií Hezbolá. Los ministros de Defensa y Exteriores de Israel recurrieron incluso a mediadores internacionales para ofrecer ayuda humanitaria y médica a Líbano, citó el Haaretz.

Y fuentes de Hezbolá citadas por la cadena de televisión libanesa descartaron que el incidente tenga relación con un ataque por parte del Ejército de Israel.

La coyuntura político-económica libanesa

El país atraviesa una situación politica y económica compleja: por un lado, a la espera del veredicto en un juicio por el asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri en 2005. que pronunciará un tribunal de la ONU.

Además, a fines de 2019, los libaneses tomaron las calles para protestar contra la política económica y la corrupción del gobierno y la corrupción, tras lo cual dimitió el gabinete del primer ministro Saad Hariri (hijo del difunto Rafik Hariri). Desde fin de enero de 2020, el primer ministro es Hassan Diab, designado por el presidente Michel Aoun.

Hoy una de las casas dañadas por las explosiones fue la del ex premier Saad Hariri, al tiempo que las ventanas se rompieron en los edificios de toda la ciudad. 

Apenas ayer, el recién nombrado ministro libanés de Relaciones Exteriores, Charbel Wehbi, enfatizaba la necesidad de que Líbano fortalezca los lazos con todos los países amistosos para salir de la crisis.

"Líbano tiene lazos amistosos con los países que todavía son efectivos en la arena internacional" , dijo Wehbi, sin descartar futuras visitas a Siria para lograr algunos objetivos de su país. "Debemos estar abiertos a visitar cualquier país árabe" , dijo. Wehbi también señaló que Líbano no es asediado por Estados Unidos, pero dijo que Estados Unidos impuso sanciones contra partes específicas en el país. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios