Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

UE pidió a Brasil que suspenda en forma voluntaria los envíos de carne

El bloque europeo evalúa el futuro de las importaciones cárnicas desde el gigante sudamericano. Frigoríficos cerraron temporariamente el 90% de sus plantas

El ministro de Agricultura inspeccionó el martes 21 una planta de JBS

El ministro de Agricultura inspeccionó el martes 21 una planta de JBS

La Unión Europea (UE) le pidió a Brasil que suspenda voluntariamente todos los envíos de carne a sus países miembro, para no tener que imponer una prohibición que luego sería engorrosa de levantar. Sin embargo el gobierno en Brasilia se negó, según dijeron diplomáticos del bloque a Reuters.

Hasta ahora, el gobierno brasileño sólo suspendió los embarques de carne de 21 plantas frigoríficas bajo investigación, e insistió en que la calidad de la carne del país no está en duda.

La UE ya había suspendido importaciones de cuatro plantas procesadoras esta semana y hoy expertos del bloque se reunirán en Bruselas para decidir cómo continuarán las medidas.

Según se supo, embajadores europeos buscaron más información sobre las irregularidades descubiertas y criticaron al gobierno local por no tratar el tema como un problema de salud pública.

Hasta hace una semana, cuando la Policía Federal llevó adelante la "Operación Carne Débil" tras dos años de investigaciones y detectó casos de adulteración de carne y sobornos a inspectores sanitarios, Brasil era el mayor exportador mundial, con ventas por casi u$s 14.000 millones en 2016 y una industria que emplea a cuatro millones de trabajadores.

El ministro de Agricultura Blairo Maggi sostuvo que el problema fue burocrático y no sanitario, y criticó a los agentes que participaron en el caso al decir que no supieron identificar procedimientos normales como, por ejemplo, poner cabeza de cerdo en las salchichas, algo permitido por la legislación brasileña.

El presidente de Brasil, Michel Temer, dijo que llamará a su homólogo chino para discutir las restricciones comerciales impuestas y tranquilizarlo sobre las cualidades de la carne brasileña. Brasil es el principal abastecedor de carne de China, país que le pidió al gigante sudamericano que imponga fuertes castigos a los involucrados en el escándalo y no entregó un calendario para levantar su prohibición a las importaciones de carne.
 

Maggi ofreció a los empresarios y funcionarios chinos hacer una visita sorpresa a cualquier fábrica del país para que presencien la calidad de los procesos, sin necesidad de aviso previo, y se ofreció a acompañarlos.

En tanto, la empresa JBS informó que desde ayer suspendió por tres días –hasta el lunes–, la producción de carne bovina en 33 de las 36 unidades que tiene en Brasil, lo que representa un 90% del total de sus instalaciones en el país.

JBS y la empresa BRF fueron citadas en la ‘Operación Carne Débil’. JBS explicó que la próxima semana operará en todas sus unidades con una reducción del 35% de su capacidad productiva, según reportó el diario O Globo.

Aceites adulterados

Otro caso de adulteración que se conoció esta semana en Brasil fue el de aceite de oliva, pero no de marcas locales sino importadas y de las cuales sólo algunas se envasan en el país.

La asociación Proteste constató la adulteración en 7 de 24 marcas de aceite de oliva, con mezclas de aceites vegetales y animales.

Además, una no es extra virgen, aunque ese dato figure en el envase. El Ministerio de Agricultura ya emitió multas a los productores o importadores de los productos adulterados, pero los problemas persisten.

Algunas marcas interpusieron acciones judiciales para que sus nombres no trasciendan.