Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Trump y Merkel se reúnen en EE.UU. y discuten sobre medidas impositivas

La Casa Blanca quiere aplicar impuestos proteccionistas que la canciller alemana rechazará en su primer encuentro. El comercio bilateral supera los u$s 170.000 millones

Donald Trump

Donald Trump

La diferencia de estilos entre los jefes de Gobierno Donald Trump, de Estados Unidos, y Angela Merkel, de Alemania, hace presuponer que su primera reunión en Washington será tensa.

Sin embargo –y aunque sea visitante–, la canciller alemana tiene una agenda clara: no quiere disputas con Estados Unidos. BMW y Siemens quieren ganar dinero allá, señaló Spiegel online.

De todas maneras, Merkel rechaza los planes de Trump de aplicar nuevas barreras aduaneras a productos alemanes, más bien quiere reducir impedimentos impositivos y de regulación para ampliar el comercio entre ambos países.

Una ventaja que tiene la canciller es que puede recitar cifras que demuestran cuán lucrativas son ya las relaciones entre ambos países –y para ambas partes–.

Spiegel apunta que el monto de las inversiones alemanas directas en Estados Unidos es de u$s 224.000 millones y más de 640.000 personas están empleadas en ese país norteamericano en compañías germanas. A la inversa, Alemania es uno de los principales mercados exteriores para Estados Unidos, y el comercio bilateral supera los u$s 170.000 millones.

Según datos a los que accedió Spiegel, Merkel le advertirá a Trump que el impuesto compensatorio fronterizo que él quiere aplicar sería considerado una suerte de subvención a las exportaciones de productos norteamericanos y un factor impositivo perjudicial para las importaciones. Eso atentaría contra el acuerdo impositivo germano-estaodunidense y no sería compatible con los convenidos de la Organización Mundial del Comercio (OMC), evalúa el gobierno alemán según el reporte.

Si aun así la administración en Washington decidiera avanzar con ese impuesto, la cancillería alemana ya tiene prevista una serie de contramedidas, como el aumento escalonado de derechos de aduana para productos estadounidenses.

Rusia también es parte de la agenda e incluso Trump podría pedirle consejos a Merkel sobre cómo relacionarse con el presidente ruso, Vladimir Putin. Además debatirán sobre los conflictos de Ucrania y Siria, así como el futuro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

En tanto, anoche se reunieron en Berlín el ministro alemán de Finanzas y su par estadounidense, Wolfgang Schäuble y Steven Mnuchin, respectivamente, quienes acordaron cooperar y buscar soluciones juntos. Mnuchin dijo que ambos países trabajarán para que haya un "comercio más equilibrado para ambas economías nacionales". "Esta es nuestra prioridad", citó Frankfurter Allgemeine Zeitung a Mnuchin, quien subrayó: "No queremos una guerra comercial".