Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Trump y Clinton llegan como favoritos a la crucial batalla del ‘supermartes’ en EE.UU.

El magnate inmobiliario y la ex secretaria de Estado aspiran a sellar hoy la suerte de sus candidaturas. Se vota en 12 estados y hay 1460 delegados en juego

Trump lidera todos los estados, excepto Texas

Trump lidera todos los estados, excepto Texas

El largo y complejo proceso de selección de candidatos republicanos y demócratas a la Casa Blanca vivirá hoy una de su jornadas más importantes con la celebración del denominado ‘supermartes’, día en el que nada menos que 12 estados realizarán primarias de los dos partidos, pondrán la mayor cantidad de delegados en juego y que, según las encuestas, puede consolidar el camino a la nominación de Donald Trump y Hillary Clinton.
La crucial jornada de primarias y caucus (asambles populares) definirá los delegados demócratas en 11 estados (Alabama, Arkansas, Colorado, Georgia, Massachusetts, Minesota, Oklahoma, Tennessee, Texas, Vermont y Virginia), con la ex senadora como favorita, mientras la oposición republicana, con el magnate inmobiliario a la cabeza, lo hará en 12 (los mismos, más Alaska).
De confirmarse las encuestas a su favor, tanto Trump como Clinton podrían dar un golpe de autoridad y allanar mucho el camino hacia la candidatura presidencial.
Los sondeos otorgan ventaja al controvertido multimillonario en todas las contiendas estatales de primarias republicanas, con la sola excepción de Texas, donde el senador Ted Cruz es local y se espera que mantenga su dominio. Ese estado es el baluarte electoral más deseado en juego, ya que distribuye de manera proporcional 155 delegados republicanos y 222 demócratas. (ver aparte)
Trump encara el ‘maratón‘ de hoy con 82 delegados en su haber, muy por delante de Cruz (17) y Rubio (16). Si hoy Trump consigue entre 240 y 300 delegados de los 595 que están en juego quedarían pocas dudas de que no vaya a ser proclamado líder de su partido de cara a las elecciones presidenciales de noviembre, algo que constituiría una gesta impensable, tanto por su discurso abiertamente racista como por la oposición del establisment republicano, que ha atacado sin reparos su candidatura.
En estos últimos días, tanto Marco Rubio como Ted Cruz intensificaron sus ataques ‘en tándem’ a Trump a fin de socavar su creditibilidad. Ayer ambos presentaron su declaración jurada e invitaron a Trump a que haga lo mismo, a sabiendas de que los negocios del empresario, algunos ruinosos, pueden revelar sorpresas. El tiempo apremia y ambos están obligados a obtener un resultado positivo para no quedar descolgados en la carrera. Más aun, luego de que ayer la CNN diera a conocer una sondeo a nivel nacional que le da a Trump el 49% de respaldo entre los republicanos contra 16% y 15% de Rubio y Cruz, respectivamente.
En el lado demócrata, que celebra primarias en 11 estados y un territorio de ultramar (Samoa), están en juego 865 delegados de los 2383 necesarios para consagrarse candidato, con Hillary Clinton como favorita de las encuestas para llevarse una gran parte de ellos.
Clinton llega, además, impulsada por el abrumador triunfo del sábado en el estado de Carolina del Sur, donde se impuso al senador Bernie Sanders con un 73,5% de los votos.
La ex secretaria de Estado dijo que su campaña va a tomar una dimensión nacional de cara al ‘supermartes’, aunque, en linea con la cautela de su campaña, aseguró que no da nada por garantizado aún.
Clinton ya tiene más de 544 delegados frente a 85 de Sanders, en especial gracias al casi unánime apoyo de los llamados ‘superdelegados‘, votos para la convención demócrata de verano que están vinculados al aparato del partido. Pese a que la también ex primera dama no consiguió ventajas muy considerables en las contiendas de Iowa o Nevada, y a que Sanders se impuso en Nuevo Hampshire, la diferencia de delegados es por el momento ampliamente favorable a ella.