Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Trump vuelve al ataque con denuncias a la Fundación Clinton

Quiere que un fiscal especial investigue si quienes aportaron a la institución recibieron un trato especial en el Departamento de Estado que dirigía su rival

Trump vuelve al ataque con denuncias a la Fundación Clinton

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, solicitó ayer al gobierno que nombre a un fiscal especial para que investigue si los donantes de la Fundación Clinton recibieron un trato preferencial del Departamento de Estado cuando estaba al frente, entre 2009 y 2013, su rival demócrata, Hillary Clinton, que se mantiene como favorita en la preferencia de los votantes.

La polémica en torno a la Fundación Clinton resurgió con el hallazgo de nuevos documentos vinculados al escándalo de los correos electrónicos de la ex primera, que deberá analizar el FBI, lo que le dio munición al magnate de Nueva York para renovar sus ataques contra la demócrata, que le lleva 12 puntos de ventaja cuando faltan dos meses y medio para las presidenciales, según una encuesta divulgada ayer por Reuters/Ipsos.
Trump hizo la petición durante un acto en Akron, en el estado clave de Ohio, ante un público que coreaba el grito de guerra republicano "lock her up" (enciérrenla) para referirse a su contendiente.

El grupo conservador Judicial Watch publicó 725 páginas de correos electrónicos de una asesora de Clinton, que revelan cómo varias personalidades que habían donado dinero a la Fundación Clinton pedían favores al Departamento de Estado. Aparecen allí el líder de la banda U2, Bono, requiriendo respaldo para emitir sus conciertos a la Estación Espacial Internacional en directo, un ejecutivo que solicitó apoyo para que obtuviera la visa a Estados Unidos un futbolista británico no identificado con problemas penales, y el príncipe heredero de Baréin, Salman bin Hamad al Jalifa, donante de la Fundación, que consiguió un cita con Hillary en menos de 48 horas. Los pedidos se saltaron los canales habituales para llegar a la cúpula de la sede diplomática que lideraba Clinton.

Pero lo más relevante para Trump es que el Comité Nacional Republicano (CNR) respaldó su propuesta de nombrar a un fiscal especial para investigar la relación entre la Fundación y el Departamento de Estado. "Los conflictos de interés que rodean a la Fundación Clinton se convirtieron en algo atroz", afirmó ayer Reince Priebus, presidente del CNR. La relación entre el candidato y el partido, de por sí difícil, se volvió más tensa tras los ataques del millonario a los padres de un soldado musulmán que murió en la guerra de Irak, que le restaron apoyo entre los militares y sus familiares.

La semana pasada la Fundación Clinton, que recauda fondos privados para invertirlos en proyectos de desarrollo, anunció que si Hillary gana restringirá las donaciones que recibe del exterior. Un vocero de la demócrata negó las acusaciones de Trump.