Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Trump presentó su plan económico con la promesa de una "revolución fiscal"

Dijo que hará un "recorte masivo" de las regulaciones federales y renegociará los tratados comerciales. También propondrá rechazar los acuerdos climáticos

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, presentó su plan económico con el que asegura gobernará desde noviembre los Estados Unidos y prometió "la mayor revolución fiscal" desde la presidencia de Ronald Reagan.
"Hoy comenzamos una gran conversación nacional sobre la renovación económica de EE.UU.", afirmó desde la ciudad de Detroit, centro de la industria automovilística estadounidense y una de las ciudades más afectadas por la crisis de 2008, de la que dijo "es el vivo ejemplo de la agenda económica fracasada de mi rival".
El empresario neoyorquino planteó en su plataforma económica que incluye "rebajas de impuestos para la clase media" y "recortes masivos" de las regulaciones federales, e insistió en su intención de "renegociar los acuerdos comerciales internacionales suscritos por Estados Unidos".
Entre las principales medidas que tomará figuran la eliminación del impuesto a la herencia, la reducción de la tasa a las empresas estadounidenses del 25% actual al 15% y la desgravación de los gastos por el cuidado de hijos.
También propuso una simplificación y baja significativa del impuesto a los ingresos.
Para Trump, una de las principales causas de la mala situación económica en EE.UU. es el excesivo peso del Gobierno federal y la elevada carga de regulaciones, especialmente en materia medioambiental. "Cuando tome posesión del cargo, emitiré una moratoria temporal para frenar nuevas regulaciones", dijo y adelantó su intención de romper con el "Acuerdo del Clima de París" alcanzado a finales de 2015, que busca frenar el calentamiento global, ya que, a su juicio, desincentiva la inversión empresarial y la creación de empleo.
Una vez más, se refirió a uno de sus ejes de campaña, la política comercial y su rechazo a los tratados comerciales internacionales por sus nefastos efectos sobre los trabajadores estadounidenses. "Tengo un objetivo fundamental, quiero que los trabajos y la riqueza se queden en EE.UU.", remarcó y volvió a atacar al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), pactado con otras naciones de la cuenca del Pacífico, del que dijo se separará y anunció una renegociación del tratado de libre comercio de Norteamérica (TLCAN), sellado con México y Canadá hace dos décadas.
"Está intentando retomar impulso tras sus graves tropiezos de los últimos diez días", dijo Ron Bonjean, un estratega republicano en Washington. "Busca apelar a los votantes en general, diciéndoles que no sólo está tuiteando en vivo su candidatura, sino que también hay pensamientos profundos detrás de sus esfuerzos‘.
Sobre Hillary Clinton dijo que "es la candidata del pasado" y "la nuestra es la campaña del futuro".
La candidata demócrata llegará también a la ciudad de Detroit en la presentación de su propio programa económico el próximo jueves.
Desde el bunker demóctara señalaron que el plan del republicano ofrece exenciones fiscales a los ricos y grandes compañías, y que dañará a las familias trabajadoras y provocará una recesión.