Histórico saludo de Trump y Kim reactiva el diálogo sobre desnuclearización coreana

Ambos líderes se dieron un apretón de manos ante la línea divisoria que separa las dos Coreas, luego de que el estadounidense lo propusiera en Twitter. Sirvió para retomar una agenda bilateral de conversaciones. 

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, concretaron un encuentro  histórico e improvisado en la militarizada frontera intercoreana, que reactivó las conversaciones sobre desnuclearización, estancadas desde febrero.

El momento histórico fue cuando Trump y Kim se encontraron ante la línea divisoria que separa las dos Coreas, que se mantienen en guerra desde casi 70 años. Se saludaron con un apretón de manos e intercambiaron unas breves palabras, con Kim diciendo: "Me alegro de verlo de nuevo. No esperaba verlo jamás en este lugar". También fue histórico cuando Trump cruzó la línea de demarcación militar y se  convirtió en el primer presidente estadounidense en pisar territorio norcoreano.

"Se trata de un momento histórico que pretende poner fin al conflicto en la península", explicó Kim después y añadió que el gesto de Trump fue "valiente" y demuestra "su voluntad de eliminar todo el pasado de infortunio y abrir un futuro nuevo". Por su parte, el presidente estadounidense dijo que "están pasando cosas muy positivas" en la península a raíz del acercamiento entre Washington y Pyongyang iniciado en 2018. E informalmente le propuso a Kim visitar EE.UU., algo que hasta ahora no hizo ningún líder del régimen.

"Nos hemos reunido y nos gustamos el uno al otro desde el primer día y eso es lo que importa", afirmó. Tras el encuentro, Trump dijo "en las próximas dos o tres semanas van a empezar a trabajar los equipos", y que al frente de la delegación estadounidense estarán el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el enviado especial de EE.UU. para Corea del Norte, Stephen Biegun.

 

El rol del líder surcoreano en el encuentro

El presidente de EE.UU., Donald Trump, se reunió en Seúl con el presidente de Corea del Sur,  Moon Jae-in, tras participar en la cumbre del G20 en Osaka, Japón. A la reunión le siguió un encuentro de Trump con empresarios surcoreanos. Moon es una figura clave en el acercamiento con Corea del Norte.

Horas antes de que Trump se dirigiera al área desmilitarizada que divide a las dos Coreas, Moon señaló que si los líderes de la RPDC y de EE.UU. estrechaban las manos en la línea de demarcación militar (MDL), el propio apretón de manos se convertiría en un momento histórico. 

Expresó su esperanza de gran progreso en el diálogo entre Trump y Kim, pese al aparente enfado de Pyongyang con Seúl porque consideraba que no hizo lo suficiente por ablandar a Trump en los últimos meses.

Tags relacionados