Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Trump dio la sorpresa y se impone a Hillary en las presidenciales de EE.UU.

Al cierre de esta edición, el magnate conseguía más representantes para el colegio electoral. Los mercados se desinflaron anoche al conocerse la tendencia

Hillary abraza a una niña después de votar en Chappaqua

Hillary abraza a una niña después de votar en Chappaqua

El candidato republicano Donald Trump llevaba una importante ventaja sobre su rival demócrata Hillary Clinton en varios estados clave para definir la presidencia de Estados Unidos, al cierre de una jornada que despertó una gran expectativa a nivel mundial y concluyó con la caída de los mercados decepcionados con la tendencia que marcaba el escrutinio.
El magnate se imponía al cierre de esta edición tanto en la totalidad de los votos a nivel nacional como en la cantidad de representantes al colegio electoral, en función de datos parciales en gran parte de los estados del país. Trump cosechaba 49% de los sufragios frente a 47% de Hillary y se llevaba 179 votos al colegio electoral, contra los 122 de su contrincante. Por el sistema que rige en Estados Unidos, un candidato necesita reunir 270 votos electorales del total de 538 para ganar la presidencia.
El republicano ganó en Florida por 1,5 puntos y se llevó los 29 representantes electorales que brinda el estado sureño, que estuvo en el centro de las miradas desde que se inició el escrutinio, con resultados oscilantes que pasaban de una victoria republicana a una demócrata.
Trump ostentaba ventaja en Carolina del Norte, Michigan, Ohio y New Hampshire, cuatro estados cruciales, y Hillary solo llevaba la delantera en Pennsylvania, cuando aún faltaban computar resultados de la costa oeste, tradicionalmente favorable a los demócratas. California, un estado azul, otorga 55 electores, que se decantarían seguramente hacia la ex primera dama, que como se esperaba se impuso en los estados de la costa este, como Nueva York, Virginia, Vermont, además de Massachusetts y en Illinois en el centro. Aún faltaba contabilizar Nevada, otro enclave indefinido.
Tras conocerse la ventaja del millonario en Florida y Ohio, en las operaciones electrónicas del mercado de futuros de Nueva York se registró un fuerte retroceso cercano al 2% en el índice S&P500. Las bolsas había cerrado ayer con alzas, optimistas con una victoria de Hillary, pero se desinflaron en la apertura de hoy.
Las proyecciones de las cadenas de televisión indicaban que los republicanos mantendrán el control que lograron hace seis años en la Cámara de Representantes, mientras daban una inesperada batalla para retener su mayoría en el Senado, que renovaba un tercio de los escaños. El dominio del Congreso será vital para quien llegue finalmente a la Casa Blanca y abrirá la puerta a la nominación de la vacante en la Corte Suprema, que hoy está dividida entre cuatro jueces conservadores y cuatro liberales.
Como estaba previsto, Trump, que sedujo con sus slogans a millones de estadounidenses frustrados con las políticas de Washington, ganó en Texas, Indiana, Kentucky, y avanzaba en los estados de la franja central, tradicionalmente republicanos. Mantuvo el voto conservador allí, a pesar de que los líderes de su partido le dieron la espalda, espantados con sus discursos que rozaron la xenofobia y el racismo, y su maltrato a las mujeres.
El magnate, que se presentó en esta elección por el partido republicano, pero antes fue demócrata y miembro del partido de la Reforma a inicios de este siglo, votó en una escuela de Manhattan, a la que llegó en limusina junto a su esposa, Melania, y su hija Ivanka. Fue recibido con aplausos y abucheos, un signo de la polarización extrema que vivió el país durante la campaña electoral.
Sobre las once de la noche hora local, el equipo de campaña de Hillary posteó un tweet sugestivo en el que señalaron que "tenemos mucho para sentirnos orgullosos" y que "cualquiera sea el resultado, gracias por todo", con una foto de la candidata abrazando a una niña. La demócrata había votado temprano junto a su marido, el ex presidente Bill Clinton, en una escuela cercana a su domicilio en Chappaqua.