U$D

LUNES 10/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Trump despidió a Tillerson y puso al frente de la diplomacia al jefe de la CIA

El presidente decidió el cambio de cara al dialogo que Estados Unidos iniciará con Corea del Norte. Quiere lograr un gabinete totalmente alineado a su discurso

Trump despidió a Tillerson y puso al frente de la diplomacia al jefe de la CIA

Tal como es costumbre en él, el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció por la red social Twitter que despedía a Rex Tillerson como Secretario de Estado y que será sustituido por el que hasta ahora era director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo.

Mike Pompeo, director de la CIA, será nuestro nuevo secretario de Estado. ¡Hará un trabajo fantástico! ¡Gracias Rex Tillerson por su servicio!, escribió en su cuenta.

Minutos después, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, envió un comunicado del presidente en el que subrayó que bajo la dirección de Tillerson se habían logrado grandes cosas en los últimos 14 meses.

El mandatario recalcó la confianza que le merece Pompeo y dijo que es la persona adecuada para el trabajo en este momento fundamental

Continuará nuestro programa de restaurar el papel de EE.UU. en el mundo, fortaleciendo nuestras alianzas, confrontando a nuestros adversarios, y buscando la desnuclearización de la península de Corea, remarcó Trump en el comunicado.

Desde la Casa Blanca se informó que el cambio se produce de cara a las negociaciones inminentes con Corea del Norte y con el horizonte de lograr varios acuerdos de comercio.

La salida del empresario petrolero, ligado de Exxon Mobil, de la Secretaría de Estado norteamericana era algo que se rumoreaba desde hace meses debido a la difícil relación con el presidente.

Trump también anunció la nominación de Gina Haspel como directora de la CIA, quien es la primera mujer elegida para el puesto. La designación, sin embargo, no está exenta de controversias. Esta espía experimentada fue señalada por participar en torturas a detenidos tras los ataques del 11 de septiembre.

Trump aceptó la semana pasada una invitación del líder norcoreano Kim Jong Un a una reunión para fines de mayo para discutir la desnuclearización de la península coreana, cuya fecha y lugar aún no se han determinado. Irónicamente, a principios de octubre, el mandatario estadounidense había denostado públicamente a Tillerson por querer iniciar un acercamiento con Corea del Norte. Está perdiendo su tiempo intentando negociar, tuiteó entonces Trump. ¡Conserva tu energía Rex, haremos lo que deba hacerse!.

Consultado sobre las razones de la salida de Tillerson, Trump mencionó desacuerdos sustantivos, particularmente sobre el problema nuclear iraní. Rex y yo nos llevamos bastante bien, pero discrepamos en cosas, dijo. El acuerdo con Irán pensé que era terrible, él pensó que estaba bien. Yo quería romperlo o hacer algo, él se sentía un poco diferente. Entonces, realmente no estábamos pensando lo mismo. Creo que Rex ser mucho más feliz ahora, agregó.

Tillerson estaba de gira por África cuando Trump decidió aceptar la invitación para reunirse con Kim e inmediatamente suspendió su agenda por estar indispuesto y regresó a Washington.

El subsecretario de Estado, Steve Goldstein dijo que Tillerson no había hablado con el presidente, ni sabía el motivo de su despido. El secretario tenía toda la intención de quedarse debido al progreso tangible logrado en cuestiones críticas de seguridad nacional, señaló en una serie de tuits en los que le deseó lo mejor a Pompeo.

Pero, tras estos comentarios, Goldstein también fue despedido. Ni la Casa Blanca ni el Departamento de Estado explicaron la decisión, pero Goldstein había dicho a periodistas que Tillerson no esperaba ser destituido.

Trump, por el contrario, había declarado que la decisión era algo de mutuo acuerdo. Rex y yo hemos estado hablando de esto durante mucho tiempo, dijo.

Durante su gestión, Tillerson se vio muchas veces forzado a negar que se había peleado con Trump, y prometió permanecer en el cargo a pesar de trascendidos de que alguna vez calificó al presidente de imbécil.

Trump elogió la tremenda energía y la gran inteligencia de Pompeo, un ex oficial del ejército estadounidense y congresista que dirigió la Agencia Central de Inteligencia (CIA) desde enero de 2017, considerándolo como la persona adecuada para el trabajo en este momento crítico. Continuar nuestro programa de restaurar la posición de Estados Unidos en el mundo, fortalecer nuestras alianzas, enfrentar a nuestros adversarios y buscar la desnuclearización de la península coreana, dijo Trump.

Tillerson anunció que delegará sus responsabilidades a su número dos, John Sullivan, y dejará el Gobierno el 31 de marzo después de resolver temas administrativos.

Ahora volveré a la vida privada como un ciudadano privado, un estadounidense privado, orgulloso de la oportunidad que he tenido de servir a mi país, dijo.

Aaron David Miller, un ex diplomático especializado en Medio Oriente, no ocultó su asombro. Después de haber trabajado con media docena de secretarios de Estado, pensé que había visto casi todo en términos de intriga burocrática y telenovela política, escribió. Bueno, bienvenido a Trumpland, dijo, observando que el despido de Tillerson fue sin precedentes y humillante al ser comunicado por las redes sociales.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés