Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Trump arrasó y ya se prueba el traje de candidato republicano a la Casa Blanca

El magnate neoyorquino ganó en los cinco estados con márgenes de entre 30 y 40 puntos sobre sus rivales. La ex primera dama volvió a estirar ventajas sobre Sanders

Trump arrasó y ya se prueba el traje de candidato republicano a la Casa Blanca

Donald Trump logró un aplastante triunfo en las elecciones primarias que se realizaron ayer en cinco distritos en Estados Unidos. Y aunque aún no se puede hablar de tendencia definitiva, el magnate neoyorquino se encamina firmemente a alzarse con la candidatura presidencial republicana pese a los esfuerzos del establishment de su partido.
Trump ganó con números contundentes en todos los Estados que compitieron anoche. Las tendencias definitivas daban que en Connecticut obtenía cerca del 60%, en Delaware, también el 60, en Pennsylvania se alzaba con el 58%, en Rhode Island el 65% y en Maryland el 55%. Si bien, con este resultado no se garantiza aún los 1237 delegados que necesita para nominación en la convención republicana que se realizará del 18 al 21 de julio en Cleveland, le da un impulso demasiado poderoso como para que sus opositores partidarios puedan frenarlo a tiempo.
Claramente, sus dos rivales Ted Cruz y John Kasich, no pudieron capitalizar el pacto de no agresión que realizaron y vieron fracasada su estrategia que tenía como único objetivo detener en su escalada al empresario inmobiliario antes que logre su objetivo. La idea era lograr llegar a la Convención "abierta" sin un candidato con la mitad más uno de los convencionales propios y así imponer a un candidato alternativo.
Kasich anunció que no hará campaña en Indiana, que vota el 3 de mayo, y Cruz devolverá el favor luego en Nuevo México y Oregon.
Este último aspira a hacerse fuerte en julio. Logró convencer a delegados de Trump que voten por él luego de que fracase la primera ronda de votación y se libere a todos la elección.
Pero los números parecen sonreirle a Donald y no así a Cruz y a Kasich que apenas superaron el 20% de los votos en algunos estados.
En el lado demócrata, Hillary Clinton no logró darle el golpe de gracia a Bernie Sanders y aún no puede probarse el traje de candidata en las presidenciales de noviembre. La pareja elección que el Senador por Vermont realizó le dan aún esperanzas de poder arrebatarle a la dama la postulación presidencial. Si bien es cierto que las matemáticas juegan muy a favor de la ex primera dama, el margen para revertir el resultado es cada vez más estrecho, pero sigue vigente.
Hillary triunfó claramente en los estados clave de Maryland y Pennsylvania donde obtuvo cerca del 60% de los votos y se alzó con una buena cantidad de delegados a la convención. También triunfó en Delaware. Pero los estados norteños de Connecticut y Rhode Island mostraron una tendencia favorable a Sanders.
La realidad, no obstante, es que los números volvieron a darle la espalda al Senador por Vermont y ya se especula que evaluará en esta semana la continuidad de su candidatura. Hasta ayer, igualmente, seguía convencido de permanecer en carrera, al menos hasta las primarias de California el próximo 7 de junio.
Si bien las victorias de ambos favoritos no fueron sorpresivas, como lo mostraban las encuestas, la diferencia que obtuvo especialmente Donald Trump, dio la nota, con lo que capturó cerca de 100 de los 118 delegados en juego.
Un analista del partido republicano fue muy enfático al ceder ante los hechos. "No se puede negar la victoria psicológica de ganar todos las elecciones", dijo Mike Murphy, uno de los asesores del candidato Jeb Bush.
Entre los demócratas había en juego 462 delegados, que tal como lo marca el estatuto de su Partido se reparten en función del resultado en partes. La victoria de Clinton en los dos de los tres distritos más populosos la confirman como la máxima candidata.
Sin embargo, los "hinchas" de Sanders quieren aún pelear. "No importan los resultados en Pennsylvania o otros estados, Bernie debe seguir la campaña y dar a sus seguidores en California la oportunidad de votar por él, e incluso debe ir a la convención demócrata y luchar por sus ideas", señaló Edward G. Rendell , ex gobernador de Pennsylvania que apoya a Clinton.
A pesar del gran avance de Sanders, muchos analistas señalan que la candidatura de Clinton es mucho más ganadora y una apuesta más firme para derrotar a los republicanos. "Una gran cantidad de demócratas creen que Clinton será una gran presidenta, pero muchos de ellos también quieren un ganador en noviembre, y la ven cada vez más ganadora", dijo Dennis Tyler, alcalde de Muncie en Indiana.