Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Trump analiza un banco de infraestructura para financiar la obra pública de su gobierno

Entre las prioridades, insistió con la reducción de impuestos y regulaciones, además de cambios en el comercio, a lo que sumó el proyecto de crear la entidad de crédito

Trump analiza un banco de infraestructura para financiar la obra pública de su gobierno

El equipo de transición del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, analiza la creación de un "banco de infraestructura" para invertir en obras públicas del país, como parte del plan económico que prepara para ejecutar en los primeros cien días de gobierno.

"Las prioridades económicas claramente son impuestos, regulaciones, comercio e infraestructura", dijo ayer a periodistas el asesor en materia económica Steven Mnuchin, considerado para el cargo de secretario del Tesoro. Al ingresar a la Trump Tower, donde se reúne el equipo de transición del republicano, Mnuchin aseguró que "analizan la creación de un banco de infraestructura para financiar inversiones" en obras públicas como parte del plan para los primeros cien días de mandato.

"Queremos estar en una posición en la que en los primeros cien días podamos ejecutar el plan económico", señaló Mnuchin, ex director del grupo bancario Goldman Sachs y veterano de Wall Street.

El impulso a la obra pública fue uno de los pilares que planteó la campaña de Trump, que prometió crear 25 millones de empleos, para dar un empujón a la economía. Sus votantes fueron mayoritariamente trabajadores blancos que vieron como menguaban sus recursos o se quedaron sin empleo en los últimos años, y confiaron en sus promesas. El republicano advirtió que una de sus primeras medidas será poner en marcha la renegociación del acuerdo de libre comercio con México y Canadá (NAFTA), al que atribuye el cierre de fábricas y del que está dispuesto a salir en seis meses si sus socios no aceptan renegociar las condiciones.

Ayer se reunió con Trump el alcalde de Nueva York, Bill De Blasio, un demócrata muy crítico de sus posiciones, quien aseguró a la prensa que conversó con el magnate neoyorquino sobre las reducciones de impuestos que prometió y la liberalización de algunas regulaciones financieras. De Blasio le expresó a Trump las "preocupaciones" por las amenazas de echar del país a los indocumentados. Una deportación masiva, como la prometida por el mandatario electo, puede generar enfrentamientos entre las comunidades y las fuerzas de seguridad en ciudades como Nueva York, lo que preocupa al alcalde. Allí, el rechazo hacia el republicano es fuerte, lo que pudo verse en manifestaciones que le exigen que de marcha atrás con sus plan para los migrantes. Ayer por presión de vecinos, fue retirado de la fachada de tres edificios de Mahattan el nombre de Trump.

El presidente electo continuó sus reuniones en la torre que lleva su nombre, donde tiene oficinas y su residencia, y se convirtió en el cuartel general del equipo de transición. Él mismo se encargó de desmentir versiones de los medios sobre desorganización y pugnas feroces en su equipo de transición. "Un muy organizado proceso se está llevando a cabo mientras decido sobre el gabinete y muchos otros cargos", dijo Trump en Twitter. "Solo yo sé quiénes son los finalistas", aseguró.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar