Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Trump amenaza a firmas que produzcan fuera de EE.UU.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó ayer con imponer nuevos aranceles a las empresas que decidan invertir en el extranjero e intenten vender después sus productos en el país. "Pronto habrá un impuesto del 35% para las empresas que quieran vender sus productos, desde vehículos a unidades de aire acondicionado, desde el otro lado de la frontera", advirtió Trump en su cuenta de Twitter.
El magnate aseguró que su gobierno reducirá "sustancialmente" los impuestos y regulaciones a las compañías, pero dijo que habrá "consecuencias" para las que inviertan en otros países y luego intenten vender sus productos en EE.UU.. "Cualquiera que se marche del país para ir a otro, que eche a sus empleados, que construya una nueva planta en otro país, y piense que puede volver a EE.UU. a vender sus productos sin consecuencias, está equivocado", lanzó el republicano, que por estos días define al equipo con el que desembarcará en la Casa Blanca el 20 de enero.
Trump insistió en que el nuevo arancel hará más difícil financieramente para las empresas marcharse al exterior, y les recordó que siempre tienen la opción de moverse entre los 50 estados del país "sin pagar impuestos o tarifas". "Por favor, sean más precavidos antes de cometer un error que les resultará muy costoso. Estados Unidos está abierto a los negocios", concluyó. Durante su campaña, Trump criticó a las empresas con plantas de producción en México y prometió renegociar el NAFTA, el acuerdo que mantiene el país con Canadá y México. El republicano construyó su victoria en las presidenciales con triunfos en los estados del "cinturón del óxido" de EE.UU. castigado por la deslocalización de firmas en las últimas décadas.