U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Trump aceptó que deberá negociar con los demócratas para gobernar

El mandatario propuso acordar en temas como infraestructura y salud, aunque aclaró que no aceptará que se abra una investigación por la causa de la injerencia rusa en su contra

Trump volvió a dar la nota en su cruzada contra la CNN e hizo callar a un periodista de ese medio

Trump volvió a dar la nota en su cruzada contra la CNN e hizo callar a un periodista de ese medio

El presidente de EE.UU., Donald Trump, intentó esquivar el golpe que significó la derrota política que acompañó al resultado de las elecciones de medio término. La pérdida de la Cámara de Representantes lo debilitó y lo obliga a negociar con el partido demócrata para gobernar.

El mandatario celebró el "tremendo éxito" de la elección y dijo que espera trabajar de forma bipartidista en temas como la infraestructura y la sanidad, aunque advirtió que no lo hará si la oposición usa su nuevo poder para investigarle en relación con sus declaraciones de impuestos o con la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

El reconocimiento se extendió hacia la que seguramente será la próxima presidenta de la Cámara de Representantes, la actual líder de la minoría demócrata Nancy Pelosi, a la que había criticado duramente durante la campaña electoral.

"Le doy un crédito enorme a Pelosi, ha trabajado muchísimo para conseguir las cosas. Espero que podamos trabajar juntos para proporcionar resultados para el pueblo estadounidense", señaló Trump.

Aún así, sabe que el triunfo relativo que significó retener la mayoría en el Senado impedirá cualquier intento de impeachment. El bando del presidente Trump sólo se fortaleció en sus tradicionales bastiones, las zonas rurales a lo largo de todo el país.

El partido demócrata logró superar el número mágico de 218 legisladores en la Cámara baja, aún cuando faltan definir los resultados de algunas bancas para el conteo final, que se espera llegará a una cifra cercana a 230. En el Senado, en tanto, la victoria del "Gand Old Party" se debió más a la cantidad de bancas demócratas en juego. De las 35 que estaban en cuestión, el partido opositor ponía en juego 26 y retuvo 24. Con el escrutinio sin terminar, los republicanos lograron ya 51 bancas de las 100 en total, con lo que se aseguraron la mayoría.

Las aspiraciones demócratas, sin embargo, no fueron del todo satisfechas. La victoria no fue contundente, aunque se notó una importante polarización, sobre todo en algunos distritos importantes y populosos de Nueva York o California donde algunos candidatos superaron el 90% de los votos válidos.

Ese partido, además, aportará al nuevo Congreso un crisol de nuevas voces. Alexandria Ocasio-Cortez, de 29 años, de origen puertorriqueño y nacida en el Bronx, hizo historia al convertirse en la mujer más joven en llegar al Congreso. Sharice Davids y Deb Haaland también se destacaron como las primeras mujeres indígenas en la Cámara baja.

En total, llegaron 95 mujeres a la Cámara de Representantes y al menos 13 al Senado, lo que lleva la representación femenina al récord del 22%, lo que supone un récord histórico.

Habrá 118 mujeres en el Congreso, lo que supone un incremento con respeto a las 107 legisladoras actuales. La marcha de las mujeres, abanderadas bajo la consigna #MeToo contra los abusos sexuales, resultó uno de los elementos cruciales de la elección.

Hubo otros hitos históricos en el bando demócrata: Ilhan Omar de Minnesota y Rashida Tlaib de Michigan son las primeras musulmanas en ingresar al Congreso.

Además nueve mujeres, seis demócratas y tres republicanas, se hicieron con el poder Ejecutivo de los estados.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés