Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Trump abona la grieta dentro y fuera de Estados Unidos con nuevos exabruptos

Le cortó el teléfono al presidente de Australia y amenazó con suspender la ayuda federal a una Universidad. Prometió cambiar una ley que prohibe a las religiones participar en política

Donald Trump suma medidas polémicas y frases explosivas

Donald Trump suma medidas polémicas y frases explosivas

Donald Trump tuvo un día de furia diplomática. Le cortó el teléfono al presidente de Australia en medio de una conversación pautada que se redujo a la mitad a causa de la vigencia de un acuerdo por el envío de refugiados desde Oceanía a América, según informó The Washington Post. Y no sólo no pidió disculpas o corrigió el hecho, sino que más tarde se quejó por Twitter del "increíble" pacto firmado por Obama. Australia es uno de los aliados más cercanos de Estados Unidos.

Más tarde declaró por Twitter. "¿Pueden creerlo? La administración Obama acordó recibir miles de inmigrantes ilegales desde Australia. ¿Por qué? Estudiaré este acuerdo tonto".

También se conoció una conversación que sostuvo con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, en el que el estadounidense habría amenazado con invadir al vecino país si no colaboraban con el muro. Aunque las fuentes oficiales desmintieron los términos de la discusión, los legisladores mexicanos reclamaron en las ultimas horas conocer los términos de la conversación, que fue más dura de lo común.

Los exabruptos y las polémicas medidas del presidente de los Estados Unidos ya generaron reacciones desde todos los rincones del mundo y el territorio estadounidense. Funcionarios locales y extranjeros, artistas, intelectuales y empresarios ya se pronunciaron, pero no lograron modificar la postura inflexible del mandatario.
Lo que hizo, en cambio fue defender el "tono duro" de su diplomacia y avisó que lo seguirá utilizando. "Es tiempo de que seamos duros. Estamos siendo aventajados virtualmente por todas las naciones del mundo. Eso no volverá a pasar", dijo.

En el frente interno, el mandatario amenazó a la Universidad de California en Berkeley con quitarle los fondos federales, luego de que cientos de estudiantes se enfrentaran a la policía en medio de violentas protestas contra una charla prevista, y luego suspendida, de Milo Yiannopoulos, un editor de un sitio ultraconservador de noticias que aboga por la supremacía blanca, la transfobia y la misoginia.

En tanto, el presidente volvió a provocar con nuevas declaraciones sobre el decreto anti inmigrantes que impide el ingreso al país de refugiados y ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

Dijo que "sólo permitirá la entrada al país a los inmigrantes que nos aman a nosotros y a nuestros valores".
Desde Nueva York, la fiscalía general del estado se unió a la demanda presentada en un tribunal federal en contra de la orden ejecutiva por "inconstitucional y fundamentalmente antiamericana", dijo el fiscal Eric Schneiderman.
Además más de cien legisladores demócratas de la Cámara de Representantes surgieron a Trump que retire inmediatamente el decreto que ha creado "un profundo caos y miedo entre los refugiados e inmigrantes que han sido admitidos en Estados Unidos, así como entre sus familias".

Aunque las críticas parecen no afectarlo, el mandatario reaccionó a las acusaciones de discriminación religiosa y prometió defender la libertad religiosa. Aunque fue más allá y anunció un viejo anhelo de los sectores religiosos más ultraconservadores que es la de "destruir" la ley que limita la participación política de los credos religiosos.
Trump dijo que "la libertad de religión es un derecho sagrado" que actualmente está "bajo amenaza" en Estados Unidos y en el resto del mundo.

También aseguró que "Estados Unidos tiene el sistema de inmigración más generoso del mundo, pero hay quienes se aprovechan de la generosidad".

Desde Silicon Valley, el fundador y presidente de Facebook, Mark Zuckeberg, fue muy duro al evaluar al gobierno de su país. "Existe una división de la sociedad como no se había visto desde hacía mucho tiempo. No solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo".