Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tras escándalo en Siria, renuncia responsable de la empresa LafargeHolcim

La compañía cementera había pagado a grupos armados locales para mantener activa una planta.

Tras escándalo en Siria, renuncia responsable de la empresa LafargeHolcim

La junta de la cementera LafargeHolcim ha aceptado la renuncia de su consejero delegado, Eric Olsen, debido al escándalo generado por los arreglos "inaceptables" con grupos armados en Siria durante 2013 y 2014 a los que llegó la filial de la entonces compañía francesa Lafarge.

El consejero delegado justificó su decisión de abandonar el cargo como una manera de rebajar las tensiones que surgieron en la compañía tras descubrirse esos arreglos para garantizar entonces la seguridad de la cementera en ese país devastado por la guerra. La cementera indicó que las investigaciones que ordenó han confirmado que la filial de la entonces compañía francesa Lafarge -antes de su fusión con la suiza Holcim - actuó de manera "inaceptable" al llegar a esos acuerdos para continuar las operaciones de su planta cementera en Siria en 2013 y 2014.

Sin embargo, la junta de directores exculpó a Olsen por ese caso, señalando que el consejero delegado "no fue responsable, ni tuvo conocimiento, ni cometió ninguna falta", según el resultado de la pesquisa.

Al comunicar su decisión de abandonar su cargo, Olsen manifestó su satisfacción por los logros durante los dos años que estuvo al frente de la mayor compañía de producción de cemento y materiales de construcción del mundo, en los que se cerró la fusión entre Lafarge y Holcim. "Haber puesto esta fusión en camino es un gran éxito que refleja el compromiso permanente y la pasión de nuestros 90.000 empleados alrededor del mundo", señaló en un comunicado, en el que reconoce que el escándalo por lo ocurrido en Siria es el motivo de su renuncia. "Aunque yo no estuve en absoluto involucrado ni sabía de ningún acto ilícito, creo que mi partida ayudará a que regrese la serenidad a la compañía que ha estado expuesta durante meses por este caso", señaló.

De momento, la cementera ha decidido que, en el periodo de transición que se abre, sea el director de la junta directiva, Beat Hess, el que asuma las responsabilidades de consejero delegado a partir del 15 de julio próximo.

Sobre el resultado de la investigación interna que se realizó, la compañía detalló que se ha comprobado que "los actos fueron instigados por responsables locales y regionales", y que ciertos miembros de la gerencia estaban informados y violaron con su consentimiento los estándares de conducta de la firma.

Las investigaciones iniciales revelaron que el deterioro de la situación política en Siria planteó retos muy complicados para la seguridad y las operaciones de la planta y de sus empleados, incluidas amenazas a su seguridad y la interrupción de suministros necesarios para las actividades de la fábrica y la distribución de los productos.

Se reveló también que en ocasiones diferentes facciones armadas llegaron a controlar o intentaron controlar las áreas en torno a la planta, por lo que la filial local aportó fondos a terceros para hacer arreglos con algunos de estos grupos armados.

El próximo responsable de LafargeHolcim comentó que si bien todo indica que los jefes de las operaciones en Siria actuaron en la creencia de que así servían mejor a los intereses de la empresa y de sus empleados, "no puede haber compromisos cuando se trata del cumplimiento de las reglas". "Estamos totalmente comprometidos a que situaciones como la que ha ocurrido en Siria nunca ocurran de nuevo en LafargeHolcim", aseguró Hess.