Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tras el traspié en Iowa, Trump ganó cómodo la interna en New Hampshire

El magnate republicano obtenía 34% de los votos, seguido por el gobernador de Ohio, John Kasich, con 15,4%. En el lado demócrata, Hillary Clinton intentaba evitar una paliza en manos de Sanders, que le ganaba por 18 puntos

Sanders nockeaba a Clinton por 18 puntos

Sanders nockeaba a Clinton por 18 puntos

El mangante republicano Donald Trump y el senador demócrata Bernie Sanders, quienes quedaron segundos en los ‘caucus’ (asambleas populares) de Iowa la semana pasada, lograron ayer cómodas victorias en las elecciones primarias de New Hampshire, el segundo estado en dirimir internas de cara a las elecciones presidenciales de noviembre, según las proyecciones de las principales cadenas de televisión.


A diferencia de lo que ocurrió con Iowa, esta vez los resultados estuvieron en línea con lo que proyectaban las encuestas, al menos en lo que respecta a los ganadores. Según los cómputos oficiales reportados al cierre de esta edición, con casi 30% escrutado, Trump cosechaba el 34% de los votos, seguido de lejos por el gobernador de Ohio, John Kasich, con 15,4%, mientras el senador de Texas Ted Cruz –que en Iowa, sorpresivamente, quedó primero– se disputaba voto a voto con el ex gobernador de Florida Joe Bush el tercer lugar, con alrededor de 11,5% de apoyo. El senador de Florida Marco Rubio quedaba cuarto con 9%, en un desempeño pobre respecto a la primera interna, donde terminó pisándole los talones a Trump, y que deja en suspenso sus aspiraciones para seguir en carrera. Tras la elección de Iowa, Rubio se vislumbró como el candidato con más posibilidades de liderar la carrera y "salvar" a los republicanos de los extremistas Trump y Cruz. Pero las apuestas bajaron tras su mal desempeño en un debate el sábado pasado.


Los resultados de ayer vislumbran un panorama aún muy disperso y de final abierto en el Partido Republicano, aunque con Trump consolidando su candidatura. En la interna demócrata, en tanto, el socialista Sanders, senador del estado vecino de Vermont, logró un cómodo triunfo frente a Hillary Clinton, quien al cierre de esta edición esperaba sin mucha ilusión esquivar una verdadera paliza tras el virtual empate en Iowa. Al cierre de esta edición y con 26% escrutado, Sanders cosechaba el 58,1% de los votos, contra 40% de Clinton. De mantenerse esta enorme diferencia, la ex secretaria de Estado, que en Iowa se impuso a Sanders por apenas 4 votos, estará obligada a tener un buen desempeño en las próximas citas de Nevada y Carolina del Sur, a las cuales llega como favorita.


En un comunicado, la campaña de Clinton reconoció ancohe la derrota y dijo que la nominación demócrata "muy posiblemente" se definirá en marzo. Aunque todos los sondeos vaticinaban un triunfo de Sanders, considerado un "outsider" del establishment, dado el fuerte tinte progresista del pequeño estado de New Hampshire (al noreste de EE.UU.), conocido por su lema "Vive libre o muere", la diferencia máxima proyectada era de 13 puntos.


A difrencia de lo que ocurre con los republicanos, tanto Sanders como Clinton seguirán disputando su protagonismo aunque a partir de ahora, con próximas votaciones en estados más diversos en cuanto a su población, la ex primera dama aparece con un escenario más prometedor en los próximos dos estados antes del llamado supermartes del 1 de marzo, encabezando Nevada por casi 19,5 puntos porcentuales y Carolina del Sur por casi 30.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar