Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tras el escándalo de las escuchas, Lula pidió justicia en una carta abierta

El ex mandatario brasileño criticó los audios telefónicos difundidos, en los que se lo escucha a él hablando con la presidenta Dilma Rousseff, y "pidió justicia" ante lo que calificó como “tristes y vergonzosos episodios”.

Tras el escándalo de las escuchas, Lula pidió justicia en una carta abierta

El ex presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, difundió una carta abierta donde condena la difusión de escuchas telefónicas realizadas por el juez federal Sergio Moro, en el marco de las investigaciones por los sobornos del petrolão, y manifiesta su confianza en el sistema judicial.

"Los tristes y vergonzosos episodios de las últimas semanas no me harán descreer de la institución del Poder Judicial. Ni me harán perder la esperanza en el discernimiento, en el equilibrio y en el sentido de equilibrio de ministros y ministras de la Corte Suprema", escribió Lula.

Además, el ex mandatario aseguró que confía "en las instituciones democráticas, en la relación independiente y armónica entre los Poderes de la República, según lo establecido en la Constitución Federal y en los criterios de imparcialidad y equilibrio que orientan a los magistrados involucrados en esta noble misión".

Puntualmente sobre el escándalo de las escuchas telefónicas, Lula señaló: "no tuve acceso a grandes estudios formales, como saben los brasileños. No soy doctor, letrado, jurisconsulto. Pero sé, como todo ser humano, distinguir lo correcto de lo equivocado; lo justo de lo injusto".

En este sentido, pidió justicia ante lo que calificó de “tristes y vergonzosos episodios”. Asimismo, indicó que durante su gobierno "tuvo oportunidad de demostrar aprecio y respeto por el Poder Judicial".

La situación judicial del ex mandatario, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, es delicada. Lula enfrenta al menos cuatro procesos en la Justicia por delitos de tráfico de influencia internacional, lavado de dinero, falsedad ideológica y corrupción.