Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tibias protestas en Brasil contra escándalos de corrupción política

En plena investigación del Lava Jato y del Operativo Carne Débil, los brasileños salieron a la calle pero fueron muchos menos que los 6 millones que se manifestaron en 2016

Tibias protestas en Brasil contra escándalos de corrupción política

Miles de personas salieron ayer a las calles de 10 estados brasileños para protestar contra la corrupción y los intentos de protección de políticos sospechados ante la Justicia. Sin embargo, la concurrencia fue muy inferior a la prevista por los grupos que las convocaron: Vem para Rua (Sal a la calle) y Movimiento Brasil Libre, que en el 2015 y 2016 habían movilizado a 6,9 millones de personas contra la entonces jefa de Estado Dilma Rousseff, finalmente destituida.

La principal bandera de los manifestantes fue su apoyo a la investigación del gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera Petrobras –que salpica a más de 100 políticos, incluyendo a al menos seis ministros– para defenderla de intentos de algunos parlamentarios de frenarla y hasta de aprobar una amnistía.

En Sao Paulo destacaron las pancartas de apoyo al juez Sergio Moro (que está de visita en la Argentina), decisivo en este escándalo conocido como Operación Lava Jato, tras mandar a la cárcel a decenas de implicados.

La semana pasada, el Supremo Tribunal de Brasil (STF) recibió la lista del procurador general de la República, Rodrigo Janot, con los 83 pedidos de investigación sobre políticos con estatus de aforados que han sido implicados en el escándalo de Petrobras por ex directivos del grupo Odebrecht.

Sin embargo, a los lemas "Fin de la impunidad" y "Renovación política" se les sumaron reclamos variopintos como unos defensores de la monarquía pidiendo un cambio de sistema político y críticas a la reforma jubilatoria impulsada por el gobierno.

En diciembre pasado, la presión de grupos como ‘Vem para Rua’ y el ‘Movimiento Brasil Libre’ obligó al presidente Michel Temer a frenar proyectos de amnistía de financiaciones ilegales de campañas.

El último escándalo se reveló hace 10 días, cuando en el Operativo Carne Débil de la Policía Federal se conocieron sobornos de frigoríficos a inspectores sanitarios para permitir la comercialización de carne vencida, así como el uso de productos químicos para disimular su estado, lo cual tuvo un impacto inmediato en las exportaciones de la potencia agroganadera sudamericana.

Desde el comienzo de este escándalo, el Gobierno brasileño alega que la mafia desmontada tan sólo compromete a 21 de los 4383 frigoríficos del país y a 30 de los 11.300 fiscales sanitarios. El sábado, Temer agradeció que China, Egipto y Chile reabrieran parcialmente sus mercados a la carne brasileña.