LOS SECESIONISTAS LE EXIGEN A PUIGDEMONT QUE PROCLAME LA REPÚBLICA

Tensión en España: vence ultimatúm por la independencia de Cataluña

El Gobierno español aguarda que el líder catalán, Carles Puigdemont, confirme si la declaró para recortarle la autonomía a esa comunidad

El Gobierno español aguarda para hoy la respuesta del presidente catalán, Carles Puigdemont, respecto a si declaró o no la independencia de Cataluña durante la confusa sesión en el Parlamento regional celebrada el martes pasado.

A las 10:00 de la mañana expira el plazo que le había dado el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, para clarificar ese interrogante; si responde afirmativamente, tendrá hasta el jueves para rectificar.

El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, subrayó que la prioridad es que las autoridades catalanas reconduzcan la situación hacia la normalidad institucional, se dejen de ambigüedades y respondan al requerimiento del Gobierno. "La respuesta es sencilla: sí o no ha declarado la independencia".

Si el jueves no rectificase, el gobierno central del Partido Popular (PP) recurriría al artículo 155 de la Constitución con el apoyo de los partidos socialista (PSOE) y Ciudadanos (liberal), el cual le permitiría intervenir las amplias competencias del gobierno catalán como la sanidad, la educación o la policía regional.

En cambio, si Puigdemont responde que no declaró la independencia, afrontará la respuesta de los independentistas que están dispuestos a tomar las calles.

Entre ellos destacan los Comités de Defensa del Referéndum (CDR), listos para luchar por la República Catalana y extendidos por toda la comunidad autónoma. Los CDR surgieron con el objetivo de garantizar la celebración del referéndum de autodeterminación del 1 de octubre, prohibido por la justicia española, y al que los independentistas ganaron con un 90% de "sí" a la secesión y 43% de participación.

"La gente ha votado república" y "hay que defender con coherencia" el resultado del referéndum, dijo la portavoz de los independentistas radicales de la CUP, Nuria Gibert. Este grupo antisistema, con nueve diputados, apoya en el parlamento catalán a la coalición gubernamental JxSí (formada por independentistas de centroderecha del PDeCAT y republicanos de izquierda de ERC).

La presión sobre Puigdemont es también económica: entre el 2 y el 11 de octubre, 540 empresas hicieron gestiones para sacar de Cataluña su domicilio social, entre ellas, los dos mayores bancos de la región, CaixaBank y Sabadell, el grupo editorial Planeta y Gas Natural.

La presión judicial incluye la investigación en curso sobre miembros del gobierno catalán por presuntos delitos, como el de "desobediencia", por el referéndum.

También acusó de "sedición" a dos líderes de asociaciones secesionistas, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

Anteayer, el vicepresidente catalán Oriol Junqueras avisó que si hubiera un diálogo con el gobierno español, la "referencia" deberá ser "la construcción de la República".

Tags relacionados

Más de Internacionales

Noticias del día