Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Temer prepara paquete económico y recibe guiño del FMI

El gobierno brasileño que conduce el presidente interino Michel Temer prepara un paquete de medidas amargas que incluye el envío al Congreso de un proyecto de ley con una nueva meta fiscal deficitaria y los recortes para sanear las cuentas públicas, que presentará como el único camino para concertar "la herencia maldita" que recibió de la administración de Dilma Rousseff.
El ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, adelantó que realizará los anuncios una vez que termine de evaluar el estado de las cuentas públicas, lo que asesores estiman ocurrirá la semana próxima.
El nuevo gobierno sabe que no goza del período de "luna de miel" que le otorga a una gestión el respaldo de las urnas y que las medidas cosecharán rechazo en gremios y sectores políticos y sociales que no reconocen la suspensión de Rousseff que decidió el Senado hace una semana para iniciarle un juicio político.
Ayer se conoció un informe de la Secretaría de Política Fiscal de Hacienda reportando que los agentes del mercado estiman que el déficit primario del gobierno rondará los R$ 104.000 millones este año (casi u$s 30.000 millones). La cifra supera a la que había propuesto al Congreso el gobierno anterior, que pidió fijar la meta en un rojo de R$ 96.650 millones. La actual es aún superavitaria en R$ 24.000 millones.
La previsión de recaudación federal para este año cayó a R$ 1,274 billones y la estimación de gastos del gobierno alcanzó R$ 1,2 billones. El mercado estimó que la deuda bruta cerrará 2016 en 74% del PBI. Solo en abril, el Fisco brasileño registró una caída real de 7,1% en relación a igual período del año pasado, el peor resultado para ese mes desde 2010.
"El resultado de la recaudación refleja el débil desempeño de la economía y el deterioro de las principales bases de tributación, que son la renta, el consumo y los salarios", dijo Claudemir Malquias, jefe del Centro de Estudios Tributarios y Aduaneros del Fisco.
La economía brasileña sigue sin dar señales de recuperación, con el pronóstico de una caída de casi 3,5% anual, que se sumará a la contracción 3,8% de 2015. La desocupación subió en el primer trimestre a 10,9%, informó ayer la entidad oficial de estadísticas, que calculó existen 11,1 millones de desocupados en el país.
Temer recibió ayer un doble espaldarazo con el reconocimiento explícito de Estados Unidos a su gobierno y el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) a las medidas económicas que buscan estabilizar la trayectoria de la deuda pública. "Creemos que los anuncios realizados por el ministro de Hacienda han sido positivos", señaló Gerry Rice, portavoz del Fondo. Rice elogió también el planteo de reforma del sistema jubilatorio, que Meirelles marcó como una de las prioridades de su gestión.
‘No creemos que sea un golpe blando o de otro tipo, lo que ocurrió en Brasil siguió el proceso legal y constitucional‘, afirmó el embajador de EE.UU. ante la OEA, Michael Fitzpatrick.