Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Temer pidió al Congreso de Brasil una ley para congelar el gasto público

La medida busca reducir las tasas de interés y restablecer la confianza crediticia. Temen que en 2016 el déficit supere el 10% del PBI por segundo año seguido

Michel Temer recibió el apoyo del ex presidente José Sarney

Michel Temer recibió el apoyo del ex presidente José Sarney

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, anunció ayer en el Congreso las primeras medidas económicas destinadas a reactivar la economía. Entre las principales propuestas impulsa la aprobación de una enmienda constitucional para reducir el gasto público que pone un techo al déficit fiscal posible.

La medida busca reducir las tasas de interés y restablecer la confianza crediticia del país, que vive su mayor recesión en varias décadas.

Brasil perdió su calificación de grado de inversión en diciembre y la tasa de interés referencial alcanza el 14,25%. El crecimiento del gasto público, según la propuesta, podrá crecer a un ritmo equivalente al de la inflación del año anterior. Se teme que en 2016 el déficit supere el 10% del PBI por segundo año seguido.

Además, el presidente decidió revisar la legalidad del acuerdo del Banco de Desarrollo, BNDES, por el que debe pagar 100.000 millones de reales (u$s 8.000 millones) en deuda al Tesoro nacional a fin de disminuir la brecha fiscal y ensanchar las reservas del Tesoro. La deuda pertenece al Fondo Soberano creado para financiar obras.

Dijo también que Brasil estudia la creación de normas técnicas rígidas para ejecutivos que sean directores de fondos de pensiones y empresas estatales. Sobre Petrobras, Temer afirmó que su Gobierno analiza si la petrolera manejada por el Estado debía mantener participaciones en las reservas presal en aguas profundas del país.

En tanto, el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, dijo que las reformas económicas que se implementarán apuntan a garantizar la solvencia futura del Estado brasileño. Las medidas, dijo Temer, pueden ayudar a reducir el histórico déficit fiscal primario previsto para este año, de 170.496 millones de reales, equivalentes a cerca del 2,75% del PBI.

"Los gastos tienen una trayectoria insostenible y no podemos condenar al pueblo en el futuro a grandes dificultades. Estamos redactando la enmienda y la enviaremos al Congreso la próxima semana pero la idea es que el crecimiento de los gastos públicos de un año se limite a la inflación del año anterior", explicó.

Temer pidió al Congreso acelerar la aprobación de la nueva meta fiscal y de proyectos de interés económico como la posibilidad de que empresas privadas exploten los gigantescos yacimientos petroleros descubiertos en la llamada región del presal, en aguas profundas del Atlántico.

Al inicio de la presentación de sus medidas económicas, Temer defendió el proceso que derivó en la suspensión de la presidenta Dilma Rousseff y negó que en Brasil se haya producido una ruptura institucional. "Yo soy producto de la Constitución", dijo.

Temer dijo que con sus ministros comenzó a "reinstitucionalizar al país" y que se sentía gratificado por su gobierno al que definió como un "semiparlamentarismo".