Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Temer logró que el Congreso apruebe una ampliación del déficit fiscal para 2016

El presidente interino obtuvo el primer triunfo legislativo de su gobierno tras el permiso de gastos adicionales. El rojo público total llegará a 8,96% del PBI

El presidente Michel Temer se fortalece con el apoyo del Congreso

El presidente Michel Temer se fortalece con el apoyo del Congreso

El presidente interino Michel Temer obtuvo el primer triunfo de su gobierno en el Congreso tras la aprobación de una ampliación del déficit fiscal. Los legisladores otorgaron al ejecutivo la facultad de presupuestar un déficit récord equivalente al 2,75% del Producto Bruto Interno, antes del pago de los intereses, lo que casi duplica los cálculos más recientes que presentó el Gobierno de Dilma Rousseff. El déficit nominal, incluido el pago de la deuda, ascenderá al 8,96% del PBI y la deuda pública escalará al 43,9%.

La alteración de la ley de presupuesto también contempla que la economía brasileña registrará este año una recesión del 3,8%, la misma tasa de la contracción del año pasado. El déficit primario será de más de u$s 46.000 millones. Contando todo el sector público, el rojo llegaría a u$s 47.749 millones.

"Es una cifra justa, es una cifra buena para el país", dijo diputado Dagoberto Nogueira, relator del proyecto de reforma al presupuesto. "Le estamos dando un cheque en blanco al gobierno", lamentó por su parte la diputada del Partido Comunista, Jandira Feghali.

Aprobar esta meta era crucial para Temer. De haber sido rechazada, le hubiera obligado a hacer malabares y prácticamente parar el sector público con violentos cortes para cumplir con la meta de superávit primario u$s 6.700 millones prevista inicialmente en el presupuesto aprobado para 2016.

El gobierno de Rousseff ya había enviado al Congreso una revisión de la meta fiscal, con una proyección de déficit de u$s 27.000 millones, pero ésta no llegó a ser votada. Con el déficit en 2016, la mayor economía latinoamericana terminará su tercer año con un rojo fiscal, mientras se encamina hacia su peor recesión en un siglo.

El PBI de Brasil cayó 3,8% en 2015, mientras proyecta una contracción similar en 2016 y crecimiento cero para 2017. Todo esto en un escenario de elevada inflación y creciente desempleo. "Quiero enfatizar que no es en un plazo de 12 días o en dos meses que Brasil saldrá de la crisis", advirtió el mandatario al presentar su paquete de medidas de austeridad a los líderes del Congreso.

Entre sus primeras medidas destaca la anticipación del pago de una deuda del banco de fomento BNDES al Tesoro Nacional y una reforma constitucional para poner un límite al gasto público, que según Temer "‘se encuentra en una trayectoria insostenible".