Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Temer llamó a las Fuerzas Armadas para intervenir en disturbios callejeros

Luego de que manifestantes encapuchados atacaran diversos edificios públicos, el presidente decidió reforzar la seguridad con miembros del ejército.

Temer llamó a las Fuerzas Armadas para intervenir en disturbios callejeros

El presidente de Brasil, Michel Temer, ordenó a las tropas del ejército a actuar en defensa de los edificios públicos de Brasilia atacados durante una protesta masiva en su contra.

La decisión oficial fue tomada luego de que un grupos de manifestantes encapuchados atacaron con piedras y palos varios ministerios y prendieran fuego dentro de una sala del Ministerio de Agricultura.

Alrededor de 100.000, personas, según los organizadores, respondieron al llamado sindical para exigir el fin de los programas de austeridad y la salida de Temer del gobierno.

La policía lanzó gases lacrimógenos y bombas de ruido contra la multitud, en un intento de frenar los desmanes. Sin embargo, desde la Casa de Gobierno, piensan que no es suficiente.

"En este momento ya hay tropas federales en el palacio de Itamaraty, y ya están llegando más para asegurar la protección de los edificios ministeriales", anunció el ministro de Defensa, Raul Jungmann.

Sin embargo, pronto comenzaron a llegar críticas. "Llamar al ejército es una medida extrema del gobierno y la señal clara de que se perdió el control, con consecuencias muy malas para nuestra democracia y para las instituciones", dijo André Cesar, analista político y socio de la consultora legislativa Hold en Brasilia.

El comandante del ejército, Eduardo Dias da Costa Villas Boas, intentó calmar las aguas aclarando que las Fuerzas Armadas jamás intervendrán para "causar alguna ruptura democrática" y que sólo buscan "preservar y proteger las instituciones".

Más temprano los manifestantes habían confluido en el Congreso, rodeado de vallas de seguridad, al grito unánime de "¡Fora Temer!" y elecciones "Directas ya", además de reclamar el retiro de los proyectos de reforma de las jubilaciones y de flexibilización de la legislación laboral.

"Temer es un irresponsable. Hundió a Brasil en una crisis descomunal. No está en condiciones de permanecer en la presidencia", dijo Wagner Freitas, presidente de la Central única de Trabajadores (CUT).

El presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, reconoció que fue quien solicitó refuerzos para la custodia del Congreso, pero dijo que la medida oficial finalmente depende de la responsabilidad del Ejecutivo.

En el edificio del Parlamento, mientras tanto, se vivió una jornada tensa por lo que se interrumpieron las sesiones.

En sus salones se teje la resolución de la crisis. "Hay un clima de deliberación para articular la salida menos traumática posible", admiten tras bambalinas en la coalición oficialista. La solución vía destitución parece que comienza a ser descartada. El diputado Maia, que está primero en línea de sucesión, dijo que no es posible acelerar los procesos de un posible impeachment. "No puedo avalar un proceso acelerado en una cuestión tan grave", afirmó.

El ex presidente Fernando Henrique Cardoso, por su parte, declaró que no aceptaría el cargo vacante en la presidencia de producirse una elección por parte del Parlamento. "¿A mi edad, están locos?, comentó.

Entretanto líderes partidarios del PMDB, al que pertenece Temer, reclamaron la anulación de la delación de JBS.