Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Temer busca una salida de la recesión con medidas de estímulo económico

El programa incluye facilidades para regularizar deudas tributarias, incentivos al crédito inmobiliario, simplificar el comercio exterior y baja de las tasas al consumo

Michel Temer junto al ministro de Hacienda Henrique Meirelles

Michel Temer junto al ministro de Hacienda Henrique Meirelles

El presidente brasileño, Michel Temer, anunció un paquete de medidas con la intención de reanimar la economía del país que lleva ya dos años en profunda recesión y aún no da señales claras de recuperación.
Según datos del Banco Central, el PBI se contrajo un 0,48 % en octubre respecto a septiembre y acumula una retracción del 5,29% en los últimos 12 meses. Así cerrará en rojo por segundo año consecutivo y por primera vez desde 1930. El PBI ya se había contraído un 3,80% en 2015, su peor resultado en los últimos 25 años y, de acuerdo con los analistas, se hundirá otro 3,48%. La caída de octubre fue la octava en 10 meses.

Las nuevas medidas apuntan a mejorar el ambiente "microeconómico". Entre las principales medidas se anunciaron facilidades para que empresas y personas físicas puedan regularizar deudas tributarias, incentivos al crédito en el sector inmobiliario y una simplificación de la burocracia para el comercio exterior y la apertura o cierre de empresas, según explicó Temer.

También destacó una medida por la cual se ampliará la base de facturación anual que una pequeña o mediana empresa tiene para poder acceder a créditos con bajo interés otorgados por la banca pública, además anunció algunas iniciativas para intentar potenciar el consumo. Entre ellas destacó la directiva que dio al Banco Central para que busque alternativas para reducir los tipos de interés en las operaciones con tarjetas de crédito, que en algunos casos llegan a superar una tasa del 400 % anual.

Según Temer, se trata de propuestas "estudiadas y pensadas para aumentar la productividad del país y para combatir el desempleo", que según datos oficiales afecta a 12 millones de brasileños. Subrayó también que el Gobierno avanzará en medidas para mejorar el "ambiente microeconómico" tras haber dado "algunos pasos fundamentales para recuperar el equilibrio de la macroeconomía" como el limite al aumento del gasto público anual que queda sujeto a la tasa de inflación registrada en el ejercicio anterior durante un plazo de dos décadas.
Esa medida, aprobada con carácter de enmienda constitucional, fue promulgada hoy mismo por el Congreso y, según Temer, promoverá "un ambiente de confianza" entre los inversores privados.

Temer también señaló entre esos "avances macroeconómicos" un proyecto de reforma del deficitario régimen de jubilaciones que fue remitido a la Cámara de Diputados y propone establecer una edad mínima de 65 años para acceder a esos beneficios sociales.

"El ambiente macroeconómico comenzará a mejorar con las medidas que ahora se están adoptando para salir de la recesión que encontramos cuando llegamos al Gobierno", declaró Temer.
El ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, dijo que esperan recaudar 10.000 millones de reales con el Programa de Regularización Tributaria, en lo que señaló es una proyección conservadora.
La recesión y las acusaciones de corrupción contra el presidente Michel Temer y muchos de sus aliados políticos reaviven la inestabilidad en Brasil a pocos meses de la destitución de Dilma Rousseff.

"Esperamos que la economía enfrente con éxito factores adversos de las exigentes condiciones del financiamiento, un mercado laboral débil, niveles altos de endeudamiento de los hogares, una demanda externa floja, confianza limitada entre los consumidores y las empresas en medio de la creciente incertidumbre política", dijo Alberto Ramos, economista jefe para América Latina de Goldman Sachs Group.