Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Temer anunció un nuevo ajuste fiscal de u$s 13.500 millones

Consiste en el recorte del gasto público y el cese de incentivos impositivos a 50 sectores empresariales, para intentar enfrentar el déficit fiscal en el presupuesto de 2017.

Temer anunció un nuevo ajuste fiscal de u$s 13.500 millones

El gobierno de Brasil anunció un ajuste de u$s 13.500  millones que consiste en el recorte del gasto público y el cese de incentivos impositivos a 50 sectores empresariales con el objetivo de enfrentar el déficit fiscal en el presupuesto de 2017.

La medida se produce luego de que el principal socio comercial de la Argentina sufriera la peor recesión de la historia, con dos años consecutivos de caída: 3,6% el año pasado y de 3,8% en 2015.

El anuncio fue realizado anoche por el ministro de Economía, Henrique Meirelles, y el de Planificación, Dyogo Oliveira, en el marco de la política de recortes del gasto público implementadas por el gobierno del presidente Michel Temer, que prevé un déficit fiscal en 2017 equivalente a unos u$s 44.700 millones (139.000 millones de reales).

La semana pasada, el Gobierno de Temer había anunciado que tenía un déficit en el presupuesto de 58.200 millones de reales (u$s 19.000 millones), pero no había anunciado a cuánto ascendería el recorte ni qué medidas estaba evaluando para respetar la meta fiscal. Anoche, el ministro de Hacienda finalmente difundió la cifra y la modalidad con la que el gobierno federal hará frente a los números negativos de la administración pública.

El sector empresarial reaccionó dividido por las medidas debido a que cesarán los incentivos en los aportes patronales en los salarios de los empleados a más de 40.000 empresas, una medida aplicada en 2011 por la entonces presidenta Dilma Rousseff para enfrentar la crisis internacional y una eventual ola de despidos.

“No consideramos el fin de la exención un aumento de impuestos. Es la eliminación de una opción adoptada por el gobierno anterior que no funcionó. No es un aumento de impuestos”, dijo Meirelles en conferencia de prensa.

El déficit fiscal brasileño en 2016 había sido proyectado por Rousseff (suspendida del cargo en mayo) en unos u$s 30.000 millones, pero cuando asumió Temer con un nuevo equipo económico esa cifra se duplicó.

Cincuenta sectores económicos serán afectados con el retorno de los impuestos de las cargas patronales menos el de transporte público, la construcción civil y los medios de comunicación.