Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Temer anunció el proyecto que sube la edad mínima jubilatoria a 65 años

El ejecutivo envió al Congreso la propuesta que busca frenar el déficit fiscal. Hasta ahora los brasileños podrían acceder al retiro con 30 años de aportes sin edad límite

El presidente Michel Temer y el ministro de Economía Henrique Meirelles

El presidente Michel Temer y el ministro de Economía Henrique Meirelles

El presidente brasileño Michel Temer remitirá esta semana al Congreso el proyecto de reforma del régimen de jubilaciones y pensiones que propone fijar en 65 años la edad mínima para acceder a esos beneficios sociales.

El proyecto fue discutido con diversos sectores de la sociedad civil, entre ellos sindicatos y organizaciones empresariales, y es "absolutamente necesario" para ponerle freno al creciente déficit del sistema de pensiones, dijo.

Según las leyes actuales las mujeres pueden jubilarse con 30 años de aportes y los hombres con 35 y no existe para ello ningún límite de edad. Es por eso que hay quienes se retiran con apenas 50 años de edad.

La propuesta del Gobierno altera esa regla y propone una edad mínima de 65 años tanto para hombres como para mujeres, aunque reduce el mínimo de aportes a 25 años.

Temer aclaró que para aquellas personas que actualmente tienen más de 50 años habrá "reglas de transición" que garantizarán sus "derechos adquiridos", y que la reforma se aplicará integralmente a quienes tengan menos de esa edad.

La intención del Ejecutivo es frenar el crecimiento del déficit del sistema de jubilaciones y pensiones, que actualmente se calcula en unos 150.000 millones de reales (u$s 44.118 millones).

Según Temer, "hacer sustentable el régimen requiere una reforma para evitar que un día ya no se puedan pagar las jubilaciones", pues "el déficit es muy alto y tiende a crecer con el tiempo".

El mandatario agregó que el Gobierno debe "actuar ahora a fin de preservar el sistema hoy, para que siga funcionando mañana".

Al justificar la propuesta, argumentó que "es preciso postergar la concesión de la jubilación mediante una edad mínima‘, pues las expectativas de vida de los brasileños aumentaron de 55 a 70 años en las últimas décadas y el régimen no se ha adaptado a esa realidad.

"El sistema de jubilaciones hoy cuesta anualmente alrededor del 11% del PBI y en unos años puede llegar al 18"%", agregó.

La medida es parte de un paquete de ajuste estructural que incluye el límite del aumento del gasto público anual durante un lapso de dos décadas.