Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Temer advierte que la deuda de Brasil igualará al PBI si no se limita el gasto

Advirtió que esa ecuación ocurrirá en ocho años si no se ponen en marcha reformas fiscales. Hoy el pasivo público llega al 70% del Producto Bruto Interno

Temer advierte que la deuda de Brasil igualará al PBI si no se limita el gasto

La deuda pública de Brasil igualará al Producto Bruto Interno (PBI) del país en 2024 si no se controla el gasto público y no se ponen en marcha reformas fiscales, afirmó ayer el presidente Michel Temer, en el marco de un evento en el que anunció que enviará al Congreso el mes próximo una propuesta para modificar el deficitario sistema de pensiones.

"La crisis de Brasil es fiscal. Los gobiernos gastaron más de lo que ganaban durante mucho tiempo", dijo Temer, en un discurso ante un consejo asesor con líderes empresariales y ciudadanos brasileños.

El mandatario consiguió la aprobación en el Senado de una polémica iniciativa que impone un techo al gasto público durante dos décadas, cuya sanción depende del aval de la Cámara de Diputados. Ahora, Temer quiere poner en marcha la reforma del sistema jubilatorio, que considera fundamental para su plan de reforzar las finanzas públicas. El Congreso deberá tratarla el próximo año, y seguramente enfrentará una dura oposición dentro de la legislatura de los partidos de izquierda y de los sindicatos en las calles.

La deuda actual del sector público alcanza el 70,7% del PBI y la proyección es que crezca hasta cerca del 80% en los próximos años para superar después el 100% si no se frena el gasto, aseguró en el evento el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles.

Con la convocatoria al Consejo de Desarrollo Económico y Social, Temer busca obtener respaldo a sus esfuerzos por aprobar medidas de ajuste de gasto, que considera necesarias para restaurar la confianza en las finanzas de Brasil y reactivar una economía en recesión desde hace dos años. El déficit presupuestario cerrará 2016 en torno al 10% del PBI por segundo año consecutivo. La semana pasada, datos del Banco Central (BC) indicaron que la economía volvió a caer en el tercer trimestre y Meirelles aseguró que la actividad volverá a expandirse recién en 2017 pero a ritmo lento.

El ajuste que puso en marcha el gobierno abrió ayer otro capítulo con el anuncio del Banco do Brasil de que recortará 18.000 empleos en el marco de un plan de reestructuración en la entidad con el que pretende ahorrar hasta u$s 900 millones. Paulo Rogerio Caffarelli, presidente ejecutivo de la institución, controlada por el Estado, aseguró que buscará recuperar terreno ante sus rivales en el mercado y convertir al banco en un actor digital más fuerte. El plan incluye el cierre de 402 sucursales y el achicamiento de otras tantas del mayor banco de Brasil por activos.