Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tambalea la candidatura de Fillon en Francia

El candidato conservador a las elecciones presidenciales francesas, el ex primer ministro Francois Fillon, será imputado el próximo 15 de marzo por el caso de los supuestos empleos ficticios que concedió a su familia, lo que disparó las primeras deserciones en su campaña.

En una sorpresiva declaración rodeado por algunos de los pesos pesados de su partido republicano, Fillon lanzó un agresivo ataque a la Justicia al tildar su imputación de "asesinato político sin precedentes".

"Más allá del proceso judicial, ahora solo apelo al pueblo francés. Solo el sufragio universal, y no un proceso acusatorio, puede decidir quién será el próximo presidente de la República. No cederé, no me retiraré, iré hasta el final", señaló el ex premier galo.

"No me asesinan sólo a mí, también a las elecciones presidenciales", consideró Fillon.

La primera vuelta de estas elecciones se celebrará el 23 de abril y la segunda el 7 de mayo.

Los jueces de instrucción abrieron una investigación judicial contra Fillon por los cargos de "malversación de fondos públicos, tráfico de influencias y ocultación de actividades", a causa de la contratación de su esposa Penelope y a dos de sus hijos como asistentes parlamentarios.

La mujer de Fillon, Penelope, habría llegado a cobrar por sus empleos ficticios, 900.000 euros, según el diario Le Monde.

En un principio, Fillon aseguró que retiraría su candidatura en caso de ser imputado, aunque recientemente se corrigió para decir que no renunciaría.

Sin embargo, malas noticias llegaron desde su propio campo. Se produjeron las primeras deserciones dentro de sus filas, los aliados del UDI anunciaron que suspendían su participación en la campaña y la vicepresidenta del partido, Catherine Vautrin, reclamó un nuevo candidato.