Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Sorpresiva victoria de Ted Cruz en Iowa empaña al envalentonado Donald Trump

Contra todos los sondeos, el senador de Texas de origen latino pero con duras ideas antiinmigración se alzó con la victoria en la primera interna republicana

El senador por Texas Ted Cruz gozó de una doble victoria en las primarias de Iowa que dieron inicio a la carrera por la presidencia de Estados Unidos. Se alzó con el triunfo y desplazó al carismático y polémico Donald Trump, al que las encuestas lo situaban ganador, quedando mejor posicionado para pelear por el voto castigo dentro del Partido Republicano.
Nacido en Canadá, criado en Texas y graduado en derecho en Harvard, Cruz, de 45 años, hijo de un inmigrante cubano, llegó al Senado en 2012 con el respaldo del Tea Party, el ala ultraconservadora republicana, desde donde enfrentó con intransigencia las políticas para regularizar a los indocumentados del presidente Barack Obama y sus intentos para acotar la adquisición y uso de armas.
Suele acusar a Obama de haber destruido la economía del país, ahogar a los ciudadanos con impuestos y haber limitado las libertades religiosas.
Cruz tuvo en Iowa el respaldo de los votantes evangélicos con su defensa de los valores conservadores en un estado mayoritariamente blanco y rural. "Iowa habló. Mostró que la candidatura republicano no será decidida por los medios, Washington ni los lobbies, sino por el pueblo", dijo al celebrar junto a su esposa su vitoria por poco más de tres puntos sobre Trump (27,7% a 24,3%).
Considerado un rebelde por el establishment republicano, al igual que el magnate inmobiliario, a quien Cruz critica sus ‘valores neoyorquinos’, el resultado de ayer puede impulsarlo en las internas que se disputarán hasta julio en 50 estados como el representante de los electores descontentos con el ala tradicional del partido, a la que ven muy condescendiente con Washington. El mismo espacio disputa Trump, que perdió en la primera ocasión que sometió su retórica agresiva y exabruptos xenófobos a las urnas.
Pero a diferencia del hombre de negocios que desembarcó ahora en la política, Cruz ocupó altos cargos en el Departamento de Justicia y otras áreas del gobierno y encabezó el ministerio público de Texas antes de llegar al Senado.
La cita electoral del lunes en los caucus de Iowa dejó otro ganador, el senador por Florida Marcos Rubio, que contra los pronósticos obtuvo el 23,1% y quedó en tercer puesto a un punto de Trump, superando ampliamente las expectativas. De 44 años, origen cubano, moderado pero con posturas duras en temas de inmigración, se confirmó como la esperanza del establishment republicano que no tenía candidato competitivo entre los doce en disputa. Jeb Bush, otrora ‘el preferido‘ por su linaje político y mentor de Rubio, quedó en sexto lugar.
Rubio se presentó como un puente para unir a los republicanos en su discurso ayer, que algunos medios compararon con el que dio un joven senador Obama en 2008, cuando le arrebató la elección en Iowa a Hillary Clinton, que el lunes evitó la derrota por apenas un puñado de votos frente al socialista Bernie Sanders en las internas del Partido Demócrata.
El calendario electoral sigue el 9 de febrero en New Hampshire, donde Trump encabeza los sondeos en las filas republicanas.