Si acaba el acuerdo caerán altas exportaciones agrícolas de EE.UU.

Estados Unidos reduciría su participación actual de 72% en el total de importaciones agrícolas de México si se sale del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan o Nafta por sus siglas en inglés), advirtió una investigación del Congreso estadounidense.

Algunas categorías, como cereales, alimento para ganado, productos cárnicos, productos relacionados con el azúcar y alimentos procesados, abarcaron más de 80% del valor total de las importaciones de México en el 2016."(El abandono del Nafta) podría resultar en una menor participación para los productos estadounidenses en los mercados de México y Canadá", destacó el estudio, presentado en el marco de la quinta ronda de negociaciones del Nafta que concluirá mañana martes en Ciudad de México.

Con una salida de EE.UU. de este acuerdo comercial y de conformidad con las reglas de la Organización Mundial de Comercio, las aduanas de México cobrarían un arancel promedio de 32% a las importaciones agrícolas originarias de EE.UU., mientras que la tasa que aplicaría Canadá sería de 23%.

Dado que ciertos bienes agrícolas dominan el comercio de EE.UU. con sus dos vecinos, estos productos podrían volverse más costosos y menos competitivos a medida que se impongan aranceles de Nación Más Favorecida (NMF) y se eliminen otras preferencias comerciales en virtud de una retirada del Nafta. En general, la aplicación de los aranceles de NMF a las importaciones agrícolas de EE.UU. probablemente aumentaría los precios lo mismo para los consumidores estadounidenses y otros usuarios finales, que para los fabricantes de productos alimenticios de valor añadido.

Canadá y México son los dos mayores socios comerciales agrícolas de Estados Unidos (combinando importaciones y exportaciones), y representaron 28% del valor total de las exportaciones agrícolas estadounidenses y 39% de las importaciones estadounidenses en el 2016.

En el marco de la quinta ronda de negociaciones del Nafta, Canadá está dispuesto a revisar el acuerdo cada cinco años, tal y como propone el Gobierno mexicano, en vez de rescindir automáticamente el acuerdo.

La propuesta estadounidense de la cláusula del sunset (vigencia limitada) consiste en el que Nafta se terminaría automáticamente cada quinquenio, a menos que los tres países acordaran antes renovarlo.

Según el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, su planteamiento consiste en que se revise cada quinquenio al Nafta, "y eso no quiere decir que te vayas a salir; sólo es un ejercicio de análisis que ahora se hace más formal".