Rousseff evalúa cancelar el plebiscito para la reforma política

El cambio de planes de la mandataria de Brasil sucede tras una  reunión con los poderes legislativo y judicial. Así lo comunicó el presidente de la Orden de los Abogados de Brasil.

El presidente de la Orden de los Abogados de Brasil (OAB), Marcus Vinícius Coelho, dijo hoy tras reunirse con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que la presidencia evalúa desistir de su idea de convocar a un plebiscito para instalar una Asamblea Constituyente destinada a debatir una reforma política.

Coelho incluso fue más lejos y señaló que la presidenta desistirá de la que fue la más polémica de las varias propuestas que realizó el lunes en un intento por dar respuestas a las masivas protestas populares, después de que se "convenció" de que el mecanismo atrasaría aun más la reforma política.

"Hacer un plebiscito para convocar una asamblea (constituyente) y sólo ahí elaborar la reforma política atrasaría todo el proceso", dijo el abogado.

Agregó que la OAB "orientó" a la presidenta sobre los obstáulos que enfrentaría su propuesta y ofreció alternativas.

"Sobre la Constituyente, le manifestamos a la presidenta el riesgo institucional, el peligro (que significaría) para nuestras instituciones si una Constituyente es convocada. Buscamos demostrar que es posible, necesario, urgente, más rápido y efectivo haber una reforma política alterando la Ley de las Elecciones y la Ley de los Partidos Políticos, sin alterar la Constitución Federal", dijo Coelho.

Agregó que la presidenta "se sensibilizó" con lo propuesto por los abogados, que implica realizar un plebiscito "para aprobar la propia reforma política".

"La población tiene que decir directamente cuál es la reforma política que quiere, y no un plebiscito para convocar una Constituyente", indicó.

"Un plebiscito para que el pueblo vaya a las urnas y les diga a todos que queire la reforma política, que quiere financiamiento democrático (de campañas electorales, además de una amplia libertad de expresión", añadió.

La mandataria también se reunió con los presidentes del Supremo Tribunal Federal (STF), Joaquim Barbosa, y del Senado Nacional, Renan Calheiros.

Además de las reuniones con los representantes del poder Legislativo y Judicial, Rousseff se reunirá hoy con representantes de movimientos urbanos y otras organizaciones de la sociedad civil.

El lunes, recibió a los líderes del Movimiento Pase Libre, quienes dieron inicio a la ola de manifestaciones tras convocar el pasado 6 de junio una protesta contra el aumento de la tarifa del transporte público.

El objetivo de la mandataria al celebrar reuniones con amplios sectores sociales y al anunciar medidas específicas en los temas más sensibles para la sociedad, como salud, educación, transportes y corrupción, es apaciguar el clamor de las revueltas callejeras dándole un espaldarazo a los miles de manifestantes, que pese a los anuncios continúan organizando a través de las redes sociales, sendas protestas para los próximos días en todo el país.

La peor crisis social que enfrenta la mandataria ocurre en momentos en que el país organiza la Copa Confederaciones, la gran "prueba de fuego" de Brasil hacia el Mundial de fútbol de 2014, y cuando falta poco más de un año para las elecciones presidenciales de 2014, cita en la que la mandataria del Partido de los Trabajadores buscará la reelección.

 

Tags relacionados