Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Rousseff: “Quieren condenar a una inocente y salvan a corruptos”

La presidenta de Brasil acusó a los impulsores de su proceso de destitución en el Congreso de querer llegar al poder para sustraerse a las acusaciones de corrupción. ¿Cuál es su legitimidad?”, se preguntó la mandataria.

Rousseff: “Quieren condenar a una inocente y salvan a corruptos”

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, acusó a los impulsores de su proceso de destitución en el Congreso de querer llegar al poder para sustraerse a las acusaciones de corrupción que pesan sobre ellos mismos.

“Quieren condenar a una inocente y salvan a corruptos”, afirmó Rousseff en una página publicada este sábado por el diario Folha de Sao Paulo.

“¿Será que quienes lideran el golpe permitirán que el combate a  la corrupción continúe? ¿Cuál es su legitimidad?”, se preguntó  Rousseff, que en los últimos días acusó a su vicepresidente, Michel Temer, y al jefe de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha,  de ser “el jefe y el subjefe” de una conspiración en su contra.

Cunha es una polémica figura de la política brasileña, acusado ante la corte suprema de haberse embolsado millones de dólares procedentes de las redes de corrupción de Petrobras y sospechoso  de haber escondido el dinero en cuentas en Suiza.

El político evangélico niega esos cargos y da largas a una Comisión de ética de la Cámara que le acusa de haber mentido  respecto a sus cuentas en Suiza.

Temer, por su lado, fue mencionado en una investigación sobre  un negocio ilegal de venta de etanol, aunque no es objeto de  ninguna acusación formal. Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda),  enfrenta un pedido de impeachment por presunta manipulación de las  cuentas públicas en 2014, el año de su reelección, y a inicios de  2015.

La Cámara de Diputados se pronunciará el domingo sobre una moción de destitución, que de ser aprobada por una mayoría de dos  tercios y ratificada por el Senado separaría transitoriamente a Rousseff de su cargo, dejando el poder en manos de Temer, del centrista PMDB, a la espera de la sentencia final en un plazo máximo de 180 días.

El vicepresidente, de 75 años, divulgó la semana pasada,  accidentalmente según dijo, un audio en el que daba por hecha la caída de Rousseff y llamaba a formar un “gobierno de salvación nacional” en el que pedía “sacrificios” para pacificar al país y sacarlo de la recesión.

 “¿Qué quieren decir cuando anuncian la necesidad de imponer  sacrificios a la población? ¿El gobierno de salvación que prometen  será para salvar a Brasil o para salvarse a sí mismos?”, se  pregunta Rousseff en su página de Folha.