Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Republicanos proponen bajar a la mitad el ingreso de inmigrantes legales

Dos senadores aliados del presidente Donald Trump propusieron una ley restringiendo severamente la inmigración legal de trabajadores no especializados a los Estados Unidos. La propuesta revela divisiones ideológicas en el partido republicano, el circulo íntimo del presidente y contrasta con declaraciones del mismo Trump sobre los beneficios económicos de la inmigración legal.
La propuesta ley intenta de reducir el número total de inmigrantes legales a los Estados Unidos a la mitad, de 1 millón a 500.000 por año. Eliminaría la lotería que reparte visas a 50.000 inmigrantes cada año sin tener en cuenta sus calificaciones laborales y retiraría la preferencia dada a la mayoría de los familiares de ciudadanos y residentes legales. También limitaría el número de refugiados admitidos anualmente a 50.000.

Esta propuesta se alinea con la ideología de la facción del partido republicano conocida como "Tea Party".
Sus miembros, incluyendo los senadores que propusieron la ley, Tom Cotton y David Perdue, creen que el ingreso de trabajadores no especializados baja los sueldos de ciudadanos nativos y debilita la economía estadounidense.

"Por demasiado tiempo, nuestra política de inmigración ha servido los intereses de los ricos y poderosos", escribió Cotton en un editorial en el New York Times el diciembre pasado. "Losempleadores se benefician del trabajo más barato y los profesionales cuentan con servicios domésticos también más baratos. Ahora necesitamos una política de inmigración que se enfoque menos en los más poderosos y más en los demás".

Pero la guardia vieja del partido republicano, tradicionalmente aliado con grandes empresas, generalmente han tratado de reducir la inmigración ilegal y mantener el nivel de inmigración legal.
Trump, por su parte, prometió varias veces durante su campaña que el muro en la frontera con México tendría una "puerta grande y bella" para recibir a inmigrantes legales. En un debate en Octubre de 2015, dijo: "Estoy a favor de permitir que la gente venga a nuestro país legalmente".

Pero también dijo que quería bajar el nivel de inmigrantes para alinearse con "niveles históricos" y declaró en el sitio web de su campaña que "el influjo de trabajadores extranjeros baja los sueldos, sube las tasa de desempleo y hace difícil que los trabajadores estadounidenses puedan ganar un salario decente".
Ayer un portavoz para la Casa Blanca señaló que el presidente estaba "revisando" la propuesta ley.
 

La administración de Trump está dividida entre los multimillonarios, como el Secretario de Comercio Wilber Ross y Secretario de Tesoro Steven Mnuchin, que representan los intereses empresariales, y los populistas, como los consejeros Stephen Bannon y Peter Navarro, que quieren proteger a los trabajadores estadounidenses de la competencia extranjera.
Cotton fue uno de los primeros aliados de Trump durante su campaña y ahora es parte de la avanzada contra la inmigración en el Senado.