Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Renunció el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil

José Serra le presentó una carta a Michel Temer, en la que invoca problemas de salud que le costarán una recuperación de cuatro meses. 

Renunció el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, José Serra, presentó hoy la renuncia a su cargo, y adujo problemas de salud que le insumirían al menos cuatro meses de recuperación.

Según reportan medios locales, Serra presentó una carta al presidente Michel Temer, en la que aseguró que siente "tristeza" de dejar su cargo y que problemas de salud le impedirán seguir la agenda que requiere el puesto de Canciller.

"Por la presente, solicito mi exoneración del cargo de Ministro de Relaciones Exteriores. Lo hago con tristeza, por problemas de salud que son de conocimiento de Su Excelencia, los cuales me impiden mantener el ritmo de viajes internacionales inherentes a la función de Canciller. Eso sin mencionar las dificultades del trabajo del día a día", escribió Serra en los primeros párrafos de la carta.

El ahora exfuncionario, que volverá al Senado,  le informó a Temer que, según los médicos, el tiempo para su "recuperación adecuada es de al menos cuatro meses".

"Fue un motivo de orgullo integrar su equipo", es una de las frases de cierre de la misiva de dimisión. 

 

A continuación, la carta completa:

 

Por la presente, solicito mi exoneración del cargo de Ministro de Relaciones Exteriores.

Lo hago con tristeza, por problemas de salud que son de conocimiento de Su Excelencia, los cuales me impiden mantener el ritmo de viajes internacionales inherentes a la función de Canciller. Eso sin mencionar las dificultades para el trabajo del día a día. Según los médicos, el tiempo para mi recuperación adecuada es de al menos cuatro meses.

Para mí fue un motivo de orgullo integrar su equipo. En el Congreso, honré mi mandato de senador trabajando para la aprobación de proyectos que ayuden a reactivar la economía, el desenvolvimiento social y la consolidación democrática de Brasil.