Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Reconocidos republicanos atacan a Trump y temen que desate una catástrofe en el partido

Además crecen las deserciones de conservadores que anunciaron su apoyo a Clinton. Incluso el compañero de fórmula, Mike Pence, lo contradijo públicamente

Donald Trump enfrenta una rebelión interna en las filas republicanas

Donald Trump enfrenta una rebelión interna en las filas republicanas

Referentes de partido Republicano como Rudolf Giuliani, ex alcalde de Nueva York, Newt Gingrich, ex presidente de la Cámara de Representantes o Reince Priebus, presidente del Partido comienzan a presionar de manera agresiva al candidato Donald Trump para que modifique sustancialmente o reinicie su campaña política, pese a que desde el círculo del empresario afirmaron que todo está bajo control.

La frustración es tal, que destacados líderes conservadores se cuestionan si todavía es posible mantener a Trump como candidato a la Presidencia de EE.UU. sin que eso tenga consecuencias catastróficas para el partido como entidad y su futuro.

Trump "no hizo la transición de precandidato a candidato a ser presidente de Estados Unidos", opinó Gingrich. "Él no puede ganar la Presidencia actuando como lo está haciendo ahora", dijo y calificó al candidato de "muy autodestructivo" para su propia campaña.

Priebus, por su lado llamó a Trump para comunicarle su frustración y la de numerosos donantes con el desarrollo de la campaña y, en particular, con con el manejo de su enfrentamiento con los padres de un soldado musulmán estadounidense muerto en Irak.

Pero la gota que colmó el vaso para Priebus fue la negativa de Trump a respaldar al presidente de la Cámara Baja, Paul Ryan, que se enfrenta a elecciones primarias en Wisconsin este mes para renovar su escaño.
En una entrevista con The Washington Post publicada el martes, Trump rehusó apoyar a Ryan y también al prestigioso senador John McCain, dos pesos pesados del partido que criticaron al magnate.

Sin embargo, desde las entrañas de la campaña, el candidato a la Vicepresidencia, Mike Pence, contrariando la opinión de su compañero de fórmula, expresó su "fuerte" apoyo al presidente de la Cámara Baja, Ryan.
Pence, que es gobernador de Indiana, calificó a Ryan de "viejo amigo" y dijo de él que es "un líder conservador fuerte"‘ que de ser reelegido hará "grandes cosas".

"Me gusta Paul, pero estos son momentos horribles para nuestro país. Necesitamos un liderazgo muy fuerte. Un liderazgo muy, muy fuerte. Aún no he llegado allí", aseguró Trump.

La cadena ABC fue más lejos y afirmó que la frustración es tal, que altos funcionarios del partido están explorando incluso cómo reemplazar a Trump si el magnate renuncia a la candidatura presidencial, un proceso contemplado en las reglas del RNC y que estaría en manos de los 168 miembros de ese comité.
Como defensa, el jefe de campaña, Paul Manafort comentó que el candidato "tiene el control", que están "organizados" y "preparados para la lucha".

De todas formas, las defecciones de republicanos que anuncian que no votarán a Trump aumentan. E incluso muchos ya pronuncian su preferencia por Clinton. Brent Scowcroft, ex asesor de seguridad nacional del presidente George Bush, Richard Armitage y Hank Paulson, ex colaboradores de Bush hijo, y varios ex legisladores anunciaron que votarán por Hillary Clinton, tal como anunció Michael Bloomberg, el reconocido ex alcalde republicano de Nueva York.