Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Rajoy asume nuevo mandato con economía en crecimiento pero aún con alto desempleo

El Banco de España calcula que el PBI subirá 3,2% este año por el impulso del consumo. Pero el mercado laboral muestra la peor cara de la recuperación

La parálisis política española durante casi un año que concluyó con la votación de la investidura del conservador Mariano Rajoy para un nuevo período de gobierno no parece haber tenido un efecto inmediato en las grandes cifras macroeconómicas del país, a pesar de las advertencias de los analistas.
El Producto Bruto Interno (PBI) durante los dos primeros trimestres sin gobierno marcó tasas intertrimestrales de 0,8%, respectivamente. Las variaciones interanuales se moderaron (3,4% entre enero y marzo y 3,2% en el periodo abril-junio). Por su parte, en los últimos tres meses de los que se tienen datos este año (de julio a septiembre), la economía se frenó ligeramente y se expandió 0,7% en la tasa intertrimestral, con un tirón de 3,2% interanual, según el informe elaborado por Expansión/Datosmacro.com.
A pesar de que el crecimiento perdió ritmo, las tasa aún son elevadas, entre las más altas de la zona Euro, que se expandió 0,4% en el segundo trimestre. El Banco de España destacó que esta fortaleza de la economía española se produjo a pesar de algunas fuentes de incertidumbre, como "el devenir del proceso de salida del Reino Unido de la UE, y, en el ámbito interno, con la prolongación de la situación de interinidad del gobierno". Para este ejercicio completo el organismo calcula un aumento del PBI de 3,2% gracias al empujón del consumo.
El mercado laboral sigue mostrando la peor cara de la recuperación económica. A pesar de que cayó el número de desempleados (en el último trimestre de 2015 había 4,78 millones y en el tercero de este año esta cifra se situó en 4,3 millones) y que la tasa se ubicó por primera vez debajo del 18,9% en seis años, se trata de niveles aún muy elevados. En agosto, mientras la tasa de desempleo promedio de la zona Euro marcó 10,1%, en España era casi el doble, de 19,5%. El turismo fue fundamental para la reactivación del mercado laboral en el verano boreal. Las previsiones del FMI pronostican cierta mejoría este ejercicio, con una tasa de 19,4% y de 18% el próximo.
Los últimos datos muestran que el déficit del conjunto de las Administraciones Públicas, excluyendo las empresas, descendió hasta 3,3% del PBI en el periodo enero-agosto, frente al 3,36% de un año antes. El objetivo de déficit fijado por el Gobierno en funciones este año era de 3,6% del PBI, aunque la Comisión Europea subió el margen en un punto adicional, hasta 4,6%. Habrá que ver cómo queda el dato final este año. El Banco de España auguraba recientemente que el déficit sería de 4,9% del PBI en 2016.
Tanto el Banco de España como otros organismos destacaron que durante estos meses se paralizaron importantes reformas para frenar el déficit público y garantizar el cumplimiento de los objetivos marcados por Bruselas. La Comisión Europea pidió a Rajoy que garantice lo antes posible el ajuste de 5500 millones de euros para cumplir con la meta de déficit de 2017.