MICHELLE BACHELET ASUMIÓ SU SEGUNDO MANDATO COMO PRESIDENTA Y SE MOSTRÓ C LIDA CON SUS PARES DE LA REGIÓN

"Quiero un Chile justo, moderno y tolerante"

La flamante mandataria ratificó en su primer discurso sus promesas de educación gratuita y nueva Constitución. Le entregó la banda la hija de Salvador Allende, en una emotiva ceremonia.

En su primer discurso al país, la presidenta de Chile Michelle Bachelet confirmó los principales compromisos programáticos que asumió durante su campaña, marcó diferencias con su antecesor al dar cuenta que muchas de las preocupaciones que tiene la gente las conoce de primera mano y enfatizó el carácter ciudadano que tendrá su administración, al afirmar que son ustedes los que me han traído de nuevo a La Moneda.
Luego de un breve recorrido por la Alameda, la mandataria ingresó a las dependencias de palacio junto a su gabinete para subir a uno de os balcones desde donde le habló una multitud de adherentes que a sa hora la esperaban en la Plaza de la Ciudadanía.
Ahí la jefa de Estado partió agradeciendo a la gente el apoyo brindado, recordando que hace cuatro años atravesé esta puerta por la que he vuelvo a entrar. Ustedes me acompañaron en esa despedida y hoy vuelven a estar conmigo, en esta, la casa de los presidentes y las presidentas de Chile, dijo.
En ese sentido, enfatizó que la
ciudadanía ha sido protagonista en la construcción de varios de los procesos de cambio que enfrenta el país y que, por lo mismo, es tiempo de iniciar el camino que hemos comprometido en el programa de gobierno. Es hora de iniciar ese camino hacia la nación desarrollada y justa, moderna y tolerante, próspera e inclusiva que todos nos merecemos.
Además, reconoció que espera que el día que vuelva a dejar esta casa (La Moneda), la gente sienta que su vida ha cambiado para mejor, que Chile no sólo es un listado de indicadores y estadísticas, sino una mejor patria para vivir, marcando así la primera diferencia con su antecesor, el ex presidente Sebastián Piñera.
Los otros contrastes los recalcó al repasar de su historia de vida y empatizar con las demandas de la gente. Sé de primera mano lo que la educación pública puede ofrecer a una persona. Yo soy hija de la educación pública y mi compromiso es que en Chile todos tengamos esas mismas oportunidades, dijo.
Sé de primera mano lo que es luchar por una patria libre, sin enclaves autoritarios donde la mayoría no sea vetada por una minoría. Y mi compromiso es que esta plaza sea la plaza de una Constitución nacida en democracia.
Estos compromisos requieren un país dinámico, que crea empleos de calidad, que capacita, emprende e innova.
A su vez la mandataria aseguró que su proyecto de país incluye todas las miradas sin excluir a nadie.
Chile tiene solo un gran adversario y ese se llama desigualdad y solo juntos podemos enfrentarla, definió.
La ceremonia de cambio de mando, que se realizó horas antes en el Congreso en Valparaíso, estuvo marcada por la emotividad y los simbolismos debido a que algunos minutos antes la senadora Isabel Allende, hija del ex presidente Salvador Allende, había sido nombrada presidenta del Senado, y fue precisamente ella quien le puso la banda presidencial a Bachelet. La mandataria saludó a sus partidarios apostados en el Congreso, en algunos momentos con visibles muestras de emoción.
En el Congreso, la presidenta Bachelet estuvo acompañada de mandatarios y altos representantes de una veintena de países, entre los que se destacaron los presidentes de Argentina, Cristina Fernández; de Brasil, Dilma Rousseff; de Ecuador, Rafael Correa; de Bolivia, Evo Morales; de Perú, Ollanta Humala; y de Uruguay, José Mujica.
Con ellos principalmente se mostró muy cercana, en clara alusión a la postura que quiere implementar de buena relación con el resto de los líderes de la región, especialmente de los países vecinos, en uno de los ítem que, a su juicio, fue descuidado por la administración Piñera. Además, asistieron el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, y el Príncipe Felipe de Borbón.

Tags relacionados
Noticias del día