Qué otorgaría EE.UU. para que las empresas saquen sus cadenas de suministro de China

Exenciones fiscales y subsidios son algunas herramientas que está desglosando la administración de Donald Trump para  convencer a grandes empresas estadounidenses para que trasladen sus operaciones fuera de China

Funcionarios de Estados Unidos están elaborando propuestas para presionar a las empresas estadounidenses a fin de que trasladen sus operaciones, o bien a sus proveedores importantes, fuera de China , incluyendo exenciones fiscales, nuevas normas y subsidios minuciosamente estructurados.

Así se desprende de entrevistas de Reuters a funcionarios de la administración norteamericana, tanto actuales como anteriores, ejecutivos de la industria y legisladores, que señalan que las deliberaciones ya están en marcha -incluyendo la idea de un “fondo de reajuste dotado originalmente con u$s 25.000 millones para impulsar a las compañías estadounidenses a modificar drásticamente su relación con China.

Por un lado, están las acusaciones del presidente Donald Trump a China por la pandemia de coronavirus, que el mandatario enlaza en su discurso con el fin de la globalización y un aumento del proteccionismo. 

Pero también antes de la crisis sanitaria y económica del Covid-19 -con la confirmación de la dependencia de las cadenas suministro médico y alimentario de EE.UU. respecto de China-, Trump abogaba por potenciar la fabricación de las grandes compañías en territorio estadounidense, tanto durante la campaña electoral que lo llevó a su actual presidencia, como desde que asumió el gobierno. En tan sólo seis meses, habrá elecciones nuevamente.

En todo caso, ambas potencias están relevando atentamente su mutuo cumplimiento de los compromisos que asumieron en el acuerdo de Fase Uno, que  en enero supuso un alivio a la guerra comercial. 

El jueves pasado, Trump firmó una orden ejecutiva que le dio a una agencia de inversiones en el extranjero nuevas facultades para ayudar a los fabricantes en Estados Unidos. El objetivo, según Trump, es “producir todo lo que Estados Unidos necesita para nosotros y luego exportarlo al mundo, y eso incluye los medicamentos .

Sin embargo, la propia Administración Trump sigue dividida sobre la mejor manera de proceder, y es poco probable que el tema se aborde en el próximo programa de estímulos fiscales para paliar la crisis del coronavirus. El Congreso comenzó a trabajar en otro paquete de estímulos fiscales, pero no está claro cuándo podría aprobarse.

Tags relacionados