U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Qué gestos hicieron EE.UU. y China para aplacar el temor a una guerra comercial

Tras lo sucedido la semana pasada, en particular jueves y viernes, para hoy se temía lo peor. Sin embargo, los mercados se recuperaron y los analistas hablan de un ‘distendimiento‘ de las tensiones entre ambas potencias. ¿Qué pasó?

Qué gestos hicieron EE.UU. y China para aplacar el temor a una guerra comercial

Fueron dos días de miedo. El jueves y viernes de la semana pasada parecía que se confirmaban los peores presagios para la economía mundial, a partir de la escalada de medidas proteccionistas y "contra proteccionistas", con su consecuente escalada verbal, que protagonizaron Estados Unidos y China. De un lado, Donald Trump, el excéntrico presidente norteamericano, parecía que su lema "Estados Unidos primero" encontraba por fin un territorio concreto, ya no retórico, para desenvolverse. Del otro, Xi Jinping, el líder del gigante asiático, con bríos renovados tras la decisión de la Asamblea Nacional Popular de quitar cualquier límite a su mandato

En concreto, Trump anunció un plan de aranceles contra China por hasta 60.000 millones de dólares, lo que acompañó con la firma de un memorando que le daba la potestad de decidir cuáles serán las importaciones de su rival comercial afectadas tras un período de consulta. La respuesta no se hizo esperar y el gigante asiático anunció que planeaba medidas contra más de 100 productos estadounidenses, luego de que Trump decidiera gravar las importaciones de acero y aluminio. Los mercados vieron la sangre y se espantaron

Entre las dos jornadas, los principales índices de Wall Street cayeron casi 5% y arrastraron a las restantes bolsas, en particular las asiáticas y las europeas. Ni siquiera se salvó del derrape la última jornada de la semana, tradicionalmente más tranquila. Tampoco quedó afuera el Merval, que el jueves cortó una racha positiva de dos alzas y, liderado por la baja de casi 10% de los papeles de Tenaris,  cayó más de 1%, algo que se repitió el viernes en un porcentaje de baja parecido, aunque esa vez fueron las acciones de Andes Energía las más golpeadas, al caer más del 5%.

Se temía, entonces, que hoy lunes fuera peor. Sin embargo, los mercados visualizaron algunos gestos de distendimiento entre ambas potencias y salieron rápidamente de la zona del pánico y se recuperaron

Wall Street, por ejemplo,  cerró con fuertes alzas y el Dow Jones Industriales, su principal indicador, subió 2,84%. Por una cuestión de horario de cierre las bolsas europeas no alcanzaron a capitalizar plenamente el cambio de humor y culminaron sus operaciones con pérdidas generalizadas, aunque leves, a causa del diferendo de Estados Unidos con China.

¿Qué había pasado?

Fueron claves para encender una luz de esperanza las declaraciones formuladas ayer por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien dijo a la cadena de noticias Fox News que Estados Unidos está negociando con China y que está "prudencialmente esperanzado"  en que se pueda llegar a un acuerdo entre las partes.

Luego se conocieron más detalles sobre el contenido de las negociaciones. Trascendió que Estados Unidos formalizó el pedido a China para que reduzca los impuestos a los autos importados, que permita a los extranjeros ser dueños mayoritarios de firmas de servicios financieros y que compre más chips estadounidenses.

Reuters dijo que una persona con conocimiento de las discusiones advirtió que éstas fueron algunas de las solicitudes del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y del representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en conversaciones en desarrollo con Pekín. 

El diario The Wall Street Journal, citando fuentes anónimas, reportó primero que Estados Unidos había hecho esos pedidos en una carta enviada a China la semana pasada. 

A su vez, el asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, confirmó que el presidente Donald Trump le pidió a Mnuchin y a Lighthizer que traten de resolver las diferencias comerciales con China. "Esperamos que China trabaje con nosotros para abordar básicamente algunas de estas prácticas", dijo Navarro a la cadena de televisión CNBC. 

Las señales también vinieron del lado chino. El primer ministro de ese país, Li Keqiang, dijo más temprano que su país y Estados Unidos deberían mantener negociaciones, al tiempo que reiteró sus promesas de que facilitará el acceso a las empresas estadounidenses a los mercados chinos. 

Li dijo en una conferencia en la que participaron presidentes ejecutivos de empresas globales que China tratará de forma equitativa a las firmas foráneas y locales, que no obligará a las firmas extranjeras a hacer una transferencia de tecnología y fortalecerá los derechos de propiedad intelectual, reiterando promesas que no han logrado calmar a Washington. 

"En relación a los desequilibrios comerciales, China y Estados Unidos deberían adoptar una actitud pragmática y racional, promover el equilibrio a través de la expansión del comercio y comprometerse con las negociaciones para resolver diferencias y fricciones", comentó Li en la conferencia en Pekín, reportó la radio estatal. 

El Financial Times, por su parte, publicó que China se ofreció a comprar más semiconductores estadounidenses desviando algunas compras de Corea del Sur y Taiwán, citando a fuentes conocedoras de las negociaciones. 

Funcionarios chinos también trabajan para concluir en mayo -en vez de a finales de junio- el marco legal para que grupos financieros extranjeros puedan adquirir participaciones mayoritarias en firmas bursátiles chinas, indicó el diario. 

La clave de todo esto es que los mercados caracterizaron que, por debajo de las frases altisonantes y las amenazas, funcionarios chinos y estadounidenses están negociando.

Y los mercados cuando necesitan creer, creen. Hasta la próxima incredulidad, al menos.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar