Puigdemont regresará a España si hay juicio imparcial

La justicia española citó a declarar mañana al destituido presidente catalán Carles Puigdemont, quien se instaló en Bruselas junto a parte de su equipo por "seguridad" ante las causas judiciales abiertas contra él en España.

Cuatro días después de una proclamación de independencia que acabó siendo simbólica, Puigdemont afirmó en Bruselas que "no estoy aquí para pedir asilo político", sino "para poder reaccionar con libertad y seguridad".

El ex presidente de la Generalitat fue citado junto a 13 integrantes de su gobierno destituido a declarar como investigados en la Audiencia Nacional de Madrid que aceptó una querella de la fiscalía por rebelión y sedición, delitos penados con hasta 30 y 15 años de cárcel respectivamente.

Además les exige en el plazo de tres días una fianza de 6,2 millones de euros y en caso de no ser abonados, se procederá al embargo de sus bienes.