Puigdemont decidió no ir al Senado y dejó a Cataluña a tiro de la intervención

El presidente del gobierno catalán desistió finalmente de acudir a la sesión del órgano legislativo para argumentar contra la intervención de la autonomía de la región anunciada por el gobierno de Mariano Rajoy.

En un nuevo revés a la posibilidad de una salida negociada a la crisis, el presidente catalán, Carles Puigdemont, desistió hoy de acudir al Senado español a presentar sus alegaciones contra la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que permitirá al gobierno de Mariano Rajoy intervenir la región.

La decisión del líder soberanista fue adelantada al diario La Vanguardia por la titular del Parlament, Carme Forcadell, quien además informó que el órgano legislativo celebrará este jueves un pleno para analizar la respuesta a la intervención de la autonomía por parte del Estado central. Esa respuesta podría ser el paso previo a declarar la independencia de la región.

A falta de confirmaciones, la vía unilateral parece más probable tras la renuncia de Puigdemont de acudir al Senado.

En otra cita clave para la crisis, el Senado en Madrid sesionará este viernes para aprobar la aplicación del artículo 155, que permite a Rajoy adoptar las “medidas necesarias para forzar a la región a cumplir con sus obligaciones.

El gobierno de Rajoy pidió aplicar el artículo 155 para remover a Puigdemont y su Ejecutivo y para convocar elecciones autonómicas en un plazo de seis meses, entre otras medidas, para frenar el plan independentista.

El gobierno de Rajoy pidió dar ese paso, inédito en 40 años de democracia en España, para remover a Puigdemont y su Ejecutivo y para convocar elecciones autonómicas en un plazo de seis meses, entre otras medidas, para frenar el plan independentista.

Siguiendo lo establecido en el artículo 155, el Senado había invitado a Puigdemont a presentar alegaciones mañana por la tarde ante la comisión que estudia la aplicación del artículo o el viernes a la mañana en el pleno que lo aprobará, algo que finalmente no ocurrirá.

La incógnita pasa ahora por las decisiones que pueda adoptar el Parlament catalán en el pleno de mañana, que puede prolongarse hasta el viernes.

Sectores moderados del gobierno catalán piden a Puigdemont evitar la declaración de independencia y convocar a elecciones, mientras que las voces más radicales le exigen proclamar la “República catalana y llamar a una resistencia civil para boicotear la intervención de Madrid.

Tampoco está claro si queda aun margen para frenar la aplicación del artículo 155.

Los socialistas del PSOE, primera fuerza de la oposición que apoya al gobierno en la intervención, consideraron hoy que no cabría “ni jurídica ni políticamente dar ese paso si Puigdemont convoca elecciones y vuelve a la legalidad.

Para el Partido Popular (PP) de Rajoy, por el contrario, ya es demasiado tarde. “Convocar elecciones como treta para evitar el artículo 155 ya no es admisible. Se han dado suficientes oportunidades para cumplir la ley , dijo hoy Pablo Casado, vicesecretario de organización del PP.

Rajoy, entre tanto, se limitó a defender la aplicación del artículo 155 como “única respuesta posible ante la posición de las instituciones catalanas , según definió esta mañana en el Congreso de los Diputados en Madrid.

“Cumplo con mi obligación y lo hago ante el desprecio a nuestras leyes, a la Constitución y a los millones de ciudadanos de Cataluña que ven que su gobierno ha liquidado la ley , agregó.

Tags relacionados

Más de Internacionales

Noticias del día