Preocupación por el terrorismo: “La posibilidad de un ataque en Latinoamérica existe

Emanuele Ottolenghi, experto en seguridad, cuestiona la ideología del islamismo radical y advirte: "El terrorismo es un instrumento que el enemigo utiliza". Cinco claves del nuevo escenario internacional.

Emanuele Ottolenghi es analista de la Fundación para la Defensa de las Democracias, una organización no gubernamental con sede en Washington. Es especialista en temas de seguridad y financiamiento del terrorismo. Y durante una breve visita a Buenos Aires, que incluyó un viaje por otros países de Latinoamérica, habló con El Cronista sobre los recientes sucesos en España y la situación en la región. Una profunda charla sobre una cuestión inquietante.

Imagen tras el atentado en la Rambla de Barcelona

1 - ¿El ataque que vimos en España es un recurso de un grupo terrorista en decadencia, un “último recurso , o se trata de una práctica que seguirá en aumento?

- El terrorismo, por definición, cuesta poco, comparado con otras formas de combate. El atentado del 11S costó unos 500.000 dólares. Si comparamos ese precio con el daño producido es incomparable. Ataques como el de Barcelona requieren tiempo de preparación, entrenamiento y gente, pero mucho menos de lo que requiere una acción de tipo militar. También en el caso de Barcelona se vio que no era algo preparado por un “lobo solitario sino por una célula. Por lo tanto es prematuro decir que este fenómeno está en decadencia. Hay que comprender que el terrorismo es un método, no una ideología. No es un enemigo, es un instrumento que el enemigo utiliza, porque atrás del terrorismo hay ideologías, que son diferentes pero coinciden en un punto: son totalitarias y rechazan los valores democráticos y de tolerancia. El terrorismo justifica la violencia contra los inocentes porque tiene una visión totalitaria. Y yo creo que, en este caso, el islamismo radical no es una ideología en decadencia sino que está muy vital, inspira a mucha gente, también en Occidente. Conocimos el fenómeno de los “convertidos , de gente criada y educada en Occidente.

El atentado del 2001 en Nueva York

Ciertamente ha ido cambiando la tipología o las características de los atacantes con respecto a lo que fue, por ejemplo, el 11S.

- Sí, pero hay que decir que en el caso del 11S, el hombre clave de la célula estudiaba en Hamburgo, en Alemania. Hay que recordar al público que estos hombres tenían posibilidades diferentes. Eligieron ser terroristas. No fue por consecuencia de limitaciones, pobreza.

- ¿Y cuál sería la razón por la que esta ideología gana adeptos en Occidente? Por un lado, sus familias pueden estar vinculadas a Medio Oriente. ¿Pero cuál es la atracción entonces?

- Por las mismas razones que lo hicieron el fascismo y el comunismo, como ideologías que ofrecen una visión romántica, un propósito de lucha para establecer una utopía. Son visiones utópicas del mundo que justifican la violencia como método.

- ¿Ideología o fe religiosa?

- En este caso ideología basada en la fe religiosa. Pero la fe se puede profesar también con tolerancia hacia otras ideas. Por eso la responsabilidad cae también sobre los líderes espirituales de comunidades que justifican esta violencia, que llevan a sus seguidores para que abracen este tipo de visión. En el caso de Barcelona, tras la célula estaba un imán religioso, quien adoctrinó a los jóvenes autores. Entonces, hay muchos casos de condiciones específicas de pobreza, marginación, falta de oportunidades, que contribuyen a producir gente dispuesta a participar de estas cosas. Pero hay también casos contrarios. Por ejemplo el caso del periodista del Wall Street Journal, Daniel Perl, quien fue descabezado en Pakistán en 2002: el autor de su muerte estudió en la London School of Economics. No pudo ser más privilegiado y eligió ser terrorista.

- ¿Estas personas son reclutadas una vez que alcanzan esa posición, o forman parte de un plan previo que les financia esa carrera y su inserción en la sociedad?

- No, en general son reclutados durante sus estudios.

2- ¿Cómo es la influencia actualmente del terrorismo en Latinoamérica? ¿Es una zona de riesgo?

- Bueno, aquí en Buenos Aires no se puede decir que esto no pasó. Antes del 11S, el ataque a la AMIA fue el atentado más importante en las Américas. La posibilidad de que ocurra un evento de este tipo en Latinoamérica existe. Las actividades de radicalización y adoctrinamiento en comunidades musulmanas y también de comunidades que no lo son y que se convierten, existen también. Atrás de esas actividades hay también el Irán del lado chíita, y los sauditas y lo qataries y turcos del lado sunita. Hay un esquema bastante estructurado de recursos de los poderes estaduales para ampliar su base de apoyo con ese mensaje extremo. Aquí las comunidades son más pequeñas que en Europa, por eso el potencial es diferente.

"La posibilidad de que ocurra un evento de este tipo en Latinoamérica existe", advierte el especialista.

3- ¿Hay alguna zona especial de riesgo en Latinoamérica? En su momento, tras el atentado a la AMIA, se apuntó a la Triple Frontera entre Argentina, Paraguay y Brasil.

Cataratas del Iguazú

- No hay muchos análisis porque no hay mucha gente se ocupe de este tema. La Triple Frontera sigue siendo un lugar importante en este sentido. En el último año se arrestaron 4 individuos que se sospecha que tienen vínculos con Hezbollah y son traficantes de cocaína, con vínculos en Europa y Oriente Medio, con redes criminales.

- Narcotráfico y terrorismo.

- Sí, una convergencia de los dos fenómenos. Hay informes comprobados de operativos de Hezbollah que llegan a la zona de Paraguay, en la Triple Frontera, con contactos con la sociedad paraguaya y en la estructura poder para obtener permisos de residencia permanente. No es solo “turismo . Llegan y se quedan.

- Sobre la Triple Frontera hubo alertas desde EE.UU. pero en un momento disminuyó su relevancia en la atención pública.

- Sí, pero hay datos fehacientes. Puede ser que la actividad sea sobre todo de financiamiento, y con eso se busque evitar organizar ataques para que no llamar la atención de las autoridades y se corte el flujo de dinero. Pero hay otros lugares en Latinoamérica, casos recientes que requieren atención. Un caso fue el de la célula islámica detectada durante las Olimpíadas en Brasil. En 2013 hubo arrestos en Perú por un operativo de Hezbollah. Lo mismo pasó en Estados Unidos. También hay casos detectados, no públicos, de clérigos que llegan con la misión de adoctrinar y motivar a la gente.

4- ¿Cómo se está evaluando la política de Donald Trump frente a estos temas?

- Con cautela porque aún es prematuro para evaluar, pero se puede decir que hay elementos positivos con respecto a Latinoamérica. El primero es que esta administración contrariamente a sus predecesores parece ocuparse muchos más de la región, quizás por la propia preocupación de Trump sobre la inmigración. Segundo al menos sobre el tema Venezuela se actuó bien, apoyando el reclamo sobre derechos humanos y democracia, e incluso de diálogo. Tercero, la sanciones, aunque las declaraciones de Trump sobre una posible solución militar sean lamentables. Pero las otras medidas me parecen buenos. También, su nuevo jefe de Gabinete fue ex jefe del Comando Sur, es decir un hombre con conocimiento de la región.

Presidente de EE.UU., Donald Trump.

- ¿Pero la política de Trump en general está llevando a un mundo más seguro o menos seguro?

- La interpretación de la actual administración es que el mundo es menos seguro, y que el esquema que dejó la Guerra Fría ya no existe. Se quebró durante los siguientes 25 años con el surgimiento del terrorismo, con el protagonismo de China y un mundo multipolar con intereses diferentes. Un orden que ya no beneficia a Estados Unidos.

5- Tras el ataque en Barcelona, Rajoy habló de la necesidad de una respuesta global el terrorismo, como ya se ha reclamado antes. ¿Es factible?

- La experiencia tras el 11S nos enseña que hay que cosas que se pueden hacer a nivel global y cosas que no. Hay áreas de política donde se puede llegar a un acuerdo global, y áreas con conflicto ideológico donde es difícil. En materia de lucha contra el financiamiento del terrorismo se puede hacer mucho, porque más allá de las diferencias ideológicas en la comunidad internacional todos los países ricos o en desarrollo quieren tener acceso al sistema financiero estadounidense. Y una de las políticas exitosas de Estados Unidos en los últimos 16 años fue las sanciones contra el flujo de ese dinero. Y muchos países prefieren adecuarse a este tipo de medidas para no quedarse fuera del sistema financiero.

Bio personal

Emanuele Ottolenghi es senior fellow de Foundation for Defense of Democracies (FDD), experto en sanciones e ilícitos financieros con foco en Irán. Dirigió el Instituto Trasatlántico en Bruselas. Realizó un doctorado en Teoría Política en la Hebrew University of Jerusalem, y se graduó previamente en la Universidad de Bologna.

Tags relacionados

Más de Internacionales