Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Por la crisis interna LATAM suspendió sus vuelos a Venezuela

La aerolínea más grande de América ya no irá a Caracas

La aerolínea más grande de América ya no irá a Caracas

La compañía aérea chileno brasileña LATAM anunció la suspensión de todos sus vuelos desde Santiago, San Pablo y Lima hacia Venezuela por tiempo indeterminado, en medio de la crisis que vive ese país.

La aerolínea más grande de América Latina, decidió suspender los vuelos a Caracas “debido al complejo escenario macroeconómico actual que atraviesa la región”, en medio de la crisis económica que padece Venezuela, con un estricto control de cambio y afectado por la caída de los precios del petróleo.

La compañía considera a Venezuela “un mercado relevante, y por lo tanto, trabajará para retomar estas operaciones a la brevedad y en cuanto las condiciones globales así lo permitan”.

Esta coyuntura llevó también a la aerolínea alemana Lufthansa a anunciar el domingo la suspensión de sus vuelos hacia Caracas desde el 17 de junio, además por dificultades para repatriar sus ingresos locales.

La cancelación de vuelos de LATAM comenzó el sábado en el tramo entre San Pablo y Caracas, mientras que a fines de julio se implementará en los vuelos Lima-Caracas, y Santiago-Caracas.

La aerolínea anunció que los pasajeros con reservas en las rutas que serán suspendidas podrán modificar su viaje o solicitar la devolución del pasaje sin multas adicionales.

LATAM estaba negociando la devolución de u$s 148 millones de parte del gobierno debido a la ley venezolana que obliga a las compañías aéreas a vender sus boletos en moneda local y luego esperar que las autoridades venezolanas les asignen divisas para repatriar ganancias.