Piñera y Guiller buscan aliados para la segunda vuelta en Chile

No es sorpresa que Sebastián Piñera y Alejandro Guillier sean quienes disputarán en el próximo ballottage del 17 de diciembre la presidencia de Chile. Pero las condiciones en las que llegan, en cambio, sí son inesperadas.

Desde el "piñerismo" se esperaba un triunfo más holgado, al punto que soñaban con evitar la segunda vuelta. Pero el 36% los devolvió a una realidad que los obliga a repensar estrategias. Los votos que cosechó el derechista Antonio Kast (7,9%) no alcanzan para hacer la plancha. Piñera deberá seducir a quienes no participaron y a votantes de otras fuerzas de centroizquierda.

Pero en el rincón de Guillier el desafío es aún mayor. Si bien es cierto que la sumatoria de votos de los espacios que antiguamente participaron de la Concertación supera ampliamente el 50%, lograr reunir los votos en una sola candidatura es otra cosa.

Aunque quedó claro que la centroderecha tiene menos fuerza de lo que se suponía, tampoco se puede decir que Chile viró hacia la izquierda. El excelente resultado del Frente Amplio de Beatriz Sánchez, que orilló el 20%, es un arma de doble filo. Ahora el candidato oficialista deberá lidiar con la mala imagen de la coalición gobernante Nueva Mayoría, hacer guiños a la nueva izquierda y al mismo tiempo sostener un discurso moderado que no le ahuyente los votos de la democracia cristiana o de los votantes menos radicalizados. Son demasiados los equilibrios para lograr un triunfo en diciembre.

A Piñera le costará más conseguir los votos, pero deberá atar menos cabos para lograr aliados.

Tags relacionados
Noticias del día