U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Perú en riesgo: corrupción en la construcción puede detener inversiones por 4,2% del PBI

Pedro Pablo Kuczynski, en el Congreso

Pedro Pablo Kuczynski, en el Congreso

La economía del Perú enfrenta un riesgo "muy grave" por un evento sistémico en el sector de la construcción, que estuvo bajo escrutinio por investigaciones a empresas con millonarias obras por ejecutarse, dijo la ministra de Economía y Finanzas, Claudia Cooper.

Ante el Congreso, afirmó que la inversión pendiente de compañías vinculadas a actos de corrupción asciende a u$s 9191 millones, equivalente a un 4,2% del PBI de Perú.

"Hoy tenemos una situación en que la economía está en un riesgo muy grave, por un riesgo sistémico en el sector real, que es la construcción", dijo la ministra.Cooper asistió al Congreso para respaldar un proyecto de ley que establece retener utilidades y ventas de activos de empresas envueltas en casos de corrupción para garantizar el pago de una reparación civil, y que busca reemplazar un decreto que vence hoy y que en su año de vigencia frenó la continuidad de proyectos de constructoras.

Además, la propuesta promueve la colaboración de empresas envueltas en corrupción con la justicia a cambio de exceptuarlas total o parcialmente de restricciones financieras mientras fiscales investigan a constructoras en el marco del escándalo de sobornos protagonizado por la brasileña Odebrecht.

"Tenemos que sacar una norma legal que no nos pare la economía ni el empleo (...) el impacto en la economía sería muy grave si no hacemos nada", remarcó Cooper en el Congreso.

Agregó que de paralizarse los proyectos de las empresas vinculadas a actos de corrupción, el impacto en el sistema financiero sería de u$s 3375 millones en deuda de estas firmas en riesgo.

"Tendríamos problemas en el sistema financiero, es el 4,3% del saldo de créditos que podría afectarse", explicó.

Cooper dijo que sólo considerando a las nueve empresas de construcción más grandes y sus proveedoras, se podrían perder 53.000 empleos formales si se paralizan las obras pendientes.

Entre las firmas investigadas figura la mayor constructora de Perú, Graña y Montero.