Para el FMI, la situación de Bolivia no tendría un impacto económico

El Fondo Monetario Internacional prevé que la turbulencia social y política de Bolivia y Chile, tendrá efecto en las economías de ambos países, pero no generarán secuelas relevantes en el resto de la región.

Según Jorge Roldos, jefe de la división de estudios regionales del Hemisferio Occidental del FMI: "Estos eventos pueden tener un impacto regional, pero no serán significativos. No son países con grandes transacciones comerciales con otros países de la región y tienen pequeñas economías", explicó.

Las proyecciones del FMI para Chile, auguraban un crecimiento de 2,5% en 2019 y del 3% en 2020. Mientras el último informe del organismo –donde se definía a las elecciones presidenciales del 20 de octubre como un "factor de riesgo"– pronosticaba para Bolivia un crecimiento de 3,9% del PBI para este año, estimulado por una "política fiscal expansionista".

Por un lado, evaluó que en Chile hay una desaceleración económica que debería afectar el cuarto trimestre y que el alcance de la crisis dependerá de lo que hagan los políticos chilenos. Aclaró, sin embargo, que la renuncia del presidente de Bolivia, Evo Morales, y la actual situación de acefalía son fenómenos demasiado recientes, como para analizarlos desde una perspectiva económica y dijo que los equipos del FMI necesitarán "internalizar" los sucesos que tuvieron lugar en los dos países para actualizar sus proyecciones.

"Nuestro equipo local tendrá que seguir los acontecimientos para evaluar estos impactos para el próximo informe", señaló Roldos.

Por otra parte, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, también se refirió a la situación de Bolivia, a través de un comunicado oficial de la Casa Blanca. "Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad y a los militares bolivianos por cumplir con su juramento de proteger no sólo a una persona, sino a la Constitución de Bolivia", manifestó Trump y agregó que "la renuncia del presidente boliviano Evo Morales es un momento significativo para la democracia en el Hemisferio Occidental".

Además, advirtió que "estos acontecimientos envían una fuerte señal a los regímenes ilegítimos de Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán". En esta línea, dijo que "la salida de Morales preserva la democracia y allana el camino para que el pueblo boliviano haga oír su voz", después de casi 14 años de gobierno y "su reciente intento de anular la constitución boliviana y la voluntad del pueblo".

"Ahora estamos un paso más cerca de un Hemisferio Occidental completamente democrático, próspero y libre", cerró Trump.

Más de Internacionales