Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Paolo Gentiloni es el elegido para ser nuevo Primer Ministro de Italia

Deberá buscar apoyo parlamentario para ser confirmado en el cargo. Deberá lidiar con una profunda crisis política. Como canciller mantuvo posiciones muy cercanas al Papa

El presidente de Italia, Sergio Mattarella, le ofreció a quien fue hasta ayer ministro de Relaciones Exteriores, Paolo Gentiloni, el cargo de Primer Ministro y le pidió que intente formar nuevo Gobierno.
El nuevo mandatario "provisional" tiene la misión de sacar al país de la crisis política causada por la dimisión del primer ministro Matteo Renzi.
Gentiloni, un ex periodista de 62 años y leal a Renzi, será el quinto primer ministro de Italia en cinco años y el cuarto consecutivo nombrado sin haber ganado las elecciones.
En su intento de conformar una coalición que le de mayoría parlamentaria y le permita asumir, el socialdemócrata conversó con miembros de Democrazia Solidale-Centro Democratico, Scelta Civica y Sinistra Italiana.
Mañana será el turno del Partido Demócrata (PD), en el Gobierno, de la coalición conservadora Area Popolare, de Forza Italia del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, y del ultraconservador "Fratelli d’Italia", de Giorgia Meloni.
También están convocados para mañana el Movimiento Cinco Estrellas y la xenófoba Liga Norte, que ya anunciaron su rechazo a la formación de este Ejecutivo.
Entre las primeras medidas que se esperan se cuenta la de impulsar una ley electoral que permita celebrar comicios, gestionar la asistencia a los damnificados por los terremotos que asolaron el centro del país y organizar las citas internacionales que el próximo año tiene su país, como la cumbre del G7 en la ciudad siciliana de Taormina, en mayo.
La crisis económica y sobre todo financiera será, sin embargo, el principal desafío que le espera. El banco italiano Monte dei Paschi di Siena (MPS), el más antiguo del mundo, y el tercero de Italia, por ejemplo, afronta un proceso de recapitalización de 5.000 millones de euros.
Gentiloni planteó la "urgencia de dar a Italia un gobierno con plenitud de poderes", luego de aceptar el encargo "con reservas" al cabo de una reunión con Mattarella celebrada en el Palazzo Quirinale de Roma.
La designación de Gentiloni debe ser ratificada por el Parlamento italiano.
"Agradezco al señor presidente por el encargo, es un alto honor. Trataré de hacerlo con dignidad y responsabilidad", afirmó y señaló que "por necesidad y no por elección nos moveremos en el marco del gobierno y la mayoría saliente", dando a entender una continuidad grande de los ministros de Renzi.
Gentiloni no ahorró en elogios permanentes al Pontificado del Papa Francisco, sobre todo respecto de la migración y los refugiados.