Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Obama suma el argumento sexista para apuntalar el voto a Hillary

El presidente le pidió a los hombres que respalden a la ex senadora. Lo hizo en sintonía con la propaganda demócrata de exhibir el perfil machista de Trump

Obama en un acto de la campaña demócrata en Carolina del Norte

Obama en un acto de la campaña demócrata en Carolina del Norte

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se metió ayer de lleno en la campaña electoral, con sugerencias de que el sexismo favorece el voto masculino hacia el candidato republicano Donald Trump y deslizando críticas hacia el FBI por anunciar la reapertura de una investigación sobre la demócrata Hillary Clinton, que en los últimos días perdió la cómoda ventaja que ostentaba sobre su rival en las encuestas.

A cinco días de los comicios presidenciales, el mandatario afirmó que Hillary recibió "constantemente un trato diferente al de cualquier otro candidato" no por los errores que hubiera podido cometer, sino por ser mujer. "Quiero decirles algo a los hombres allá fuera, quiero ser honrado. Hay una razón por la que no hemos tenido nunca una mujer presidenta", afirmó durante un acto en Bexley, Ohio, uno de los estados decisivos en la elección.

"Quiero que cada hombre que vaya a votar se mire a si mismo y se pregunte si tiene algún problema con eso (una mujer presidenta), ¿cuánto de eso es porque no estamos acostumbrados?, cuestionó Obama. Trump es el favorito de los hombres según la mayoría de las encuestas, un respaldo que se multiplica entre los hombres blancos. Clinton, a su vez, lidera entre las votantes mujeres.

Las palabras de Obama van en consonancia con la estrategia empleada por la campaña de Clinton y por la propia candidata de sacar a relucir de nuevo los escándalos sexuales y el carácter machista del millonario para inclinar la balanza a su favor. A pesar de que los últimos sondeos apuntan un empate técnico entre los candidatos -—en el promedio que publica RealClearPolitics la ex primera dama está 1,7% arriba a nivel nacional-—Hillary mantiene ventaja en el colegio electoral, donde finalmente se decidirá el sucesor de Obama.

El presidente también se refirió a la controvertida decisión del FBI de anunciar en la recta final de la disputa que reabría la investigación -—que cerró en julio-— sobre el uso por parte de Hillary de un servidor privado para enviar emails cuando fue su canciller. El organismo busca determinar si la ex funcionaria mandó por esa vía material sensible. "Creo que hay una norma de que cuando hay investigaciones, no trabajamos basándonos en insinuaciones, ni en informaciones incompletas, ni en filtraciones. Trabajamos basándonos en decisiones concretas", lanzó con tono crítico, después de varios días en los que la Casa Blanca evitó alimentar esa polémica, mientras los demócratas acusaban al FBI de entrometerse en la campaña.

Trump siguió ayer sus actos en Florida, un estado que aporta 29 votos electorales y es crucial para sus aspiraciones de llegar a la Casa Blanca. Allí alentó a los hispanos a ir a votar y deslizó que podría deshacer los acercamientos entre Washington y La Habana, apelando al voto de residentes cubanos más tradicional.